Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Venezuela lleva siete días sin carne de vacuno, que ya no se vende leer
ANÁLISIS DEL PADRÓN MUNICIPAL (9) GARACHICO

Garachico, la erupción de una marca turística

Este municipio del NW ha sufrido bruscas oscilaciones a lo largo de su historia. Tras ser el principal puerto de la Isla en los siglos XVI y XVII, su esplendor fue sepultado por el volcán. Después ha padecido las crisis de los ciclos económicos, la emigración y el impacto del nuevo modelo basado en el turismo, la construcción y los servicios, que ha conducido al estancamiento de su población.
S. LOJENDIO, S/C de Tenerife
18/ago/03 12:19 PM
Edición impresa

La población de este municipio del noroeste ha sufrido las bruscas oscilaciones que han caracterizado al ámbito de la Comarca de Daute. Así, de ser en los siglos XVI y XVII el principal puerto de la Isla, capitalizando el comercio de caña de azúcar y vino, y concentrando en su vecindad a una población cosmopolita integrada por familias adineradas y nobles, comerciantes y mercaderes, además de comunidades religiosas y artistas, la erupción de 1706 sepultó el pueblo y también su crecimiento.

En adelante, y desposeída ya de sus privilegios, Garachico tuvo que abrirse paso desde la agricultura y la pesca, conviviendo con las crisis de los ciclos económicos, los cultivos centrales de exportación (vino, cochinilla, plátano), y con el fenómeno de la emigración. El déficit de varones incide en el descenso de las tasas de natalidad y en un progresivo estancamiento de la población.

Además, la sustitución de este modelo económico tradicional por otro basado en el turismo, la construcción y los servicios ha provocado el éxodo de la mano de obra activa hacia los nichos de trabajo en el Sur, acentuando aún más el fenómeno de la despoblación.

En estos momentos, cuando comienzan a acusarse las diferencias espaciales, Garachico apuesta por despuntar como enclave turístico y crear la marca de lugar diferenciado. Para ello cuenta con la implicación de capital privado en el impulso y desarrollo de una oferta de ocio que pretende consolidarse alrededor del puerto pesquero y deportivo que está previsto construir, además de actuaciones tales como la remodelación de la zona de costa, en las piscinas naturales de El Caletón; el paseo marítimo en la Caleta de Interián y el acondicionamiento de la vía marítima, además del ornato público del casco histórico.

Ese turismo de corte rural, atraído por el encanto singular que luce el casco de la Villa y por su patrimonio histórico-monumental, está tomando auge entre los nacionales y también entre los extranjeros, fundamentalmente los de nacionalidad alemana y, en menor medida, los italianos y británicos, que encuentran en Garachico y en sus barrios un lugar ideal para establecer su residencia.

Con todo, la comunidad extranjera más significativa en el padrón municipal de 2001 era la venezolana, ligada tradicionalmente a Garachico por el contacto que abrieron en su día los emigrantes y que ahora representa para ellos un camino de vuelta.

La población de este municipio del noroeste ha sufrido las bruscas oscilaciones que han caracterizado al ámbito de la Comarca de Daute. Así, de ser en los siglos XVI y XVII el principal puerto de la Isla, capitalizando el comercio de caña de azúcar y vino, y concentrando en su vecindad a una población cosmopolita integrada por familias adineradas y nobles, comerciantes y mercaderes, además de comunidades religiosas y artistas, la erupción de 1706 sepultó el pueblo y también su crecimiento.

En adelante, y desposeída ya de sus privilegios, Garachico tuvo que abrirse paso desde la agricultura y la pesca, conviviendo con las crisis de los ciclos económicos, los cultivos centrales de exportación (vino, cochinilla, plátano), y con el fenómeno de la emigración. El déficit de varones incide en el descenso de las tasas de natalidad y en un progresivo estancamiento de la población.

Además, la sustitución de este modelo económico tradicional por otro basado en el turismo, la construcción y los servicios ha provocado el éxodo de la mano de obra activa hacia los nichos de trabajo en el Sur, acentuando aún más el fenómeno de la despoblación.

En estos momentos, cuando comienzan a acusarse las diferencias espaciales, Garachico apuesta por despuntar como enclave turístico y crear la marca de lugar diferenciado. Para ello cuenta con la implicación de capital privado en el impulso y desarrollo de una oferta de ocio que pretende consolidarse alrededor del puerto pesquero y deportivo que está previsto construir, además de actuaciones tales como la remodelación de la zona de costa, en las piscinas naturales de El Caletón; el paseo marítimo en la Caleta de Interián y el acondicionamiento de la vía marítima, además del ornato público del casco histórico.

Ese turismo de corte rural, atraído por el encanto singular que luce el casco de la Villa y por su patrimonio histórico-monumental, está tomando auge entre los nacionales y también entre los extranjeros, fundamentalmente los de nacionalidad alemana y, en menor medida, los italianos y británicos, que encuentran en Garachico y en sus barrios un lugar ideal para establecer su residencia.

Con todo, la comunidad extranjera más significativa en el padrón municipal de 2001 era la venezolana, ligada tradicionalmente a Garachico por el contacto que abrieron en su día los emigrantes y que ahora representa para ellos un camino de vuelta.

El éxodo laboral

Las migraciones interiores que se registraron en 2001 ponen de manifiesto el éxodo de vecinos, un total de 81, que causaron baja en el padrón de Garachico para inscribirse, principalmente, en el registro de los núcleos turísticos del Sur de la Isla (Santiago del Teide, Adeje, Arona y Guía de Isora), así como también en el área administrativa y comercial que forman Santa Cruz y La Laguna y, en menor medida, además de forma bastante repartida, en los municipios vecinos del Norte (El Tanque, Los Silos, Buenavista, La Orotava, Puerto de la Cruz y Los Realejos, entre otros). Durante el mismo período, Garachico acogió en su padrón las altas de 64 personas, lo que arroja un déficit de 17 personas, unas entradas que en su mayoría correspondieron a pueblos cercanos como Icod de Los Vinos, Los Realejos o El Tanque.

ANÁLISIS DEL PADRÓN MUNICIPAL (9) GARACHICO