Nacional

Zapatero está dispuesto a reunirse con Ibarretxe y rechazar el plan soberanista

El PSOE huye de formar un frente común con el Partido Popular porque se siente traicionado por el partido del Gobierno. Los socialistas creen que los populares, a las primeras de cambio, aprovechan para acusarlos de "romper la unidad de España" por su modelo de Estado.
COLPISA, Madrid
19/ago/03 19:15 PM
Edición impresa

COLPISA, Madrid

Tras pasar casi dos años sin pisar Ajuria Enea -sede del Gobierno vasco-, José Luis Rodríguez Zapatero ha abierto la puerta a una posible entrevista con Juan José Ibarretxe. El secretario general del PSOE estaría dispuesto a mantener ese encuentro para dejar claro al presidente vasco que rechaza, "desde la primera hasta la última línea", su plan para convertir Euskadi en un "Estado libre asociado" a España.

Desde que Ibarretxe presentó el pasado otoño su proyecto soberanista, Zapatero ha sido más que reacio a cualquier diálogo con el PNV e incluso se ha jactado de no haber llegado nunca a acuerdos con los nacionalistas vascos. Ahora, con el debate del Plan Ibarretxe a la vuelta de la esquina -en septiembre-, el líder de la oposición muestra su disposición a hablar, aunque no ha aclarado si esperará una llamada del lehendakari o si será él quien tome la iniciativa.

De momento, Ibarretxe parece más predispuesto a ello, ya que ha reiterado su intención de discutir el plan tanto con el presidente del Gobierno como con el líder del PSOE. Pero, hasta ahora, estas ofertas habían tenido siempre por respuesta una negativa o el silencio total. El portavoz del Gobierno vasco, Josu Jon Imaz, consideró ayer "importante y positiva" la nueva voluntad de Zapatero, pero le pidió que antes de criticar el proyecto de Ibarretxe "lo conozca".

Sin embargo, Zapatero ya tiene claro qué le va a decir. Jesús Caldera, portavoz socialista en el Congreso, aclaró ayer que explicará a Ibarretxe que rechaza su propuesta "desde la primera hasta la última línea porque no es una solución para el País Vasco ni para España y porque agrava el problema" principal de Euskadi.

Zapatero mantuvo su primera reunión oficial con Ibarretxe hace dos años -septiembre de 2001-, después de que el PNV ganara las elecciones autonómicas en mayo. Durante su encuentro, Zapatero pidió a Ibarretxe que abandonara el debate sobre la autodeterminación porque no conducía a nada y ambos acordaron abrir una nueva etapa de diálogo. Pero las buenas intenciones se truncaron con la presentación del "plan soberanista", que tanto el Gobierno como el PP y el PSOE entendieron como una ruptura por parte del PNV.

El PSOE ha querido dejar claro desde un primer momento que, a pesar de su rechazo frontal al proyecto, no darán una respuesta conjunta con el PP. El PSOE quiere que el PNV no se salga con la suya, pero huye de formar frentes con el PP, por el que se sienten traicionados. Creen que el PP, a la primera de cambio, aprovecha para acusarlos de "romper la unidad de España" por su modelo de Estado.