Dinero y Trabajo

La COAG dice que en el Archipiélago han cerrado mil explotaciones familiares


EFE/EL DÍA, Las Palmas
19/ago/03 15:56 PM
Edición impresa

El campo canario, con una superficie total de cultivo de 45.000 hectáreas, ha perdido en los últimos años 1.000 explotaciones familiares, situación que no es compensada con la incorporación de suficientes agricultores profesionales a esta actividad, que en 2002 fueron tan sólo 70.

La mencionada cifra contrasta con la media española, que llega a 4.000 nuevos profesionales que se incorporaron al campo en 2002.

Asimismo, esto indica que la agricultura canaria sufre un retroceso que podría ir a más en los próximos años, si se tiene en cuenta que el 60% de los trabajadores de este sector en Canarias tiene más de 65 años.

Según las estimaciones de la organización COAG, en los próximos diez años se perderán el 60% de las explotaciones del Archipiélago, según afirmó ayer en Las Palmas el presidente de esta organización en Canarias, Rafael Hernández, durante el acto de presentación del Anuario Agrario 2003.

De este informe, Hernández destacó las conclusiones que se extraen del análisis comparado de las cifras que arrojan algunos indicadores relativos a Canarias, frente a los del Estado y el resto de la UE.

Ayudas insuficientes

Sobre el cierre de explotaciones, Hernández afirmó que la media de empresas que cerraron en 2002 en las regiones consideradas Objetivo I, las que registran una renta media por habitante inferior al 75% de la renta media europea, entre las que se encuentran las Islas, fue de 2.995 explotaciones, cifra que en el conjunto del Estado español ascendió a 10.000 empresas agrícolas familiares.

Respecto a las indemnizaciones compensatorias que se otorgan a los agricultores con explotaciones situadas en zonas desfavorecidas, como son las de montaña, el presidente de COAG Canarias dijo que la ayuda media que recibe cada trabajador del campo en las Islas asciende a 350 euros, mientras que la que percibe por este concepto un alemán es 20 veces mayor.

Hernández agregó que la cuantía de las ayudas de este tipo que perciben los agricultores canarios es la más baja de España, y destacó que están dirigidas a los agricultores y ganaderos "que tienen en la actividad agraria su principal fuente de ingresos".

El Anuario Agrario 2003 de la COAG también pone de manifiesto que de los 6.500 agricultores censados en las Islas Canarias, sólo un millar percibe este tipo de ayudas compensatorias, lo que revela, a juicio de Hernández, "que el esfuerzo de la administración por la defensa de estos trabajadores no es suficiente".

En este sentido, criticó la política agrícola que desarrolla el Gobierno de Canarias, con el que la organización mantiene unas relaciones "muy tensas", ya que, en opinión de Rafael Hernández, "no está por la defensa de un modelo de explotaciones profesionales".

Asimismo, como reflejo de esta situación, aseguró haberse reunido más veces en el último año con el Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Miguel Arias Cañete, que con el consejero regional del área correspondiente, Pedro Rodríguez Zaragoza.