Jornada Deportiva

BAINES cierra la PUERTA


JORNADA, S/C de Tenerife
19/ago/03 11:49 AM
Edición impresa

Álvaro Iglesias y el recién llegado Adolfo Baines serán los dos porteros profesionales del Tenerife con vistas a la temporada 2003/04. "Con esto, la portería está totalmente cerrada y aunque viniera el mejor jugador del mundo y regalado, no entraría. No hay ninguna opción más. El candado lo ha puesto Baines", manifestó el secretario técnico del club, Francisco Carrasco, ayer por la tarde durante la presentación del meta navarro como nuevo fichaje blanquiazul, en la sala de prensa del Estadio. Para dar comienzo al acto, el consejero Eduardo Chinea admitió que "es una gran alegría cerrar uno de los culebrones del verano, porque llevábamos un tiempo especulando con quién sería la otra persona que acompañaría a Álvaro y ya nos hemos decidido".

Realmente, la contratación de un nuevo guardameta no resultó sencilla para los dirigentes. Desde un inicio manejaron una terna de nombres compuesta por Baines y los franceses Porato y Fernández.

Estos dos últimos quedaron descartados la semana pasada por razones de diversa índole. Porato exigía demasiado dinero y Fernández no cumplió el plazo fijado por el Tenerife. En este sentido, Eduardo Chinea aclaró que la entidad isleña siempre respetó los períodos de tiempo señalados en cada negociación y que nunca jugó con las alternativas planteadas.

Por su parte, el acuerdo con Baines (firmó ayer por dos años) también conllevó dificultades, ya que, después de terminar su vínculo con el Badajoz en junio, se comprometió con el Leychos de Portugal antes de hablar con Carrasco.

El deportista contó ayer de esta manera su experiencia: "Ha sido un verano atípico, porque en su momento ejecuté la opción de irme a Portugal, ya que se trataba de una buena oferta. Lo que ocurrió es que al poco tiempo de llegar allí tuve la sensación de que quizás me había equivocado. Por encima de todo está mi bienestar y la felicidad de mi familia y sentía que allí no iba a tener nada de eso. A partir de ahí, surgió el interés del Tenerife e hice todo lo posible para poder recalar aquí. Ha sido un verano estresante, pero afortunadamente acabó con final feliz".

Ese desenlace sirvió para sumar a la plantilla de David Amaral a un portero de 188 centímetros de estatura, 90 kilos de peso y nacido en la localidad navarra de Isaba el 15 de febrero de 1972. Baines Pilart se inició en la cadena de filiales del Osasuna, de la que salió en 1995 para enrolarse en el Logroñés. De ahí, pasó al Getafe dos campañas más tarde. Luego, en 1998 se marchó al Nástic de Tarragona, que fue el paso previo a su último equipo, el Badajoz, donde militó durante los tres últimos cursos. En el más reciente, bajó a Segunda B.

Ese currículum le ha valido para alcanzar la madurez ideal en un cancerbero. A sus 31 años, Baines admite que "tengo la sensación de estar en mi mejor momento. Si echo la vista atrás, me doy cuenta de que no soy el mismo de hace tres años, cuando debuté con el Badajoz. Ahora me siento mucho más portero, conozco bien la categoría y estoy encantado de afrontar este reto".

En su primer día como blanquiazul, se animó a garantizar "muchas ganas de mejorar cada día. A partir de ahí, hay un señor que es el entrenador y es él quien debe tomar las decisiones sobre los once jugadores que saltarán al campo cada domingo. Lo que puedo ofrecer es mucho trabajo para elevar el nivel de la plantilla del Tenerife".

Por último, Adolfo Baines aclaró que "vengo aquí a competir deportivamente por un puesto y a ayudar a mis compañeros a lograr los objetivos que se planteen. En ese sentido, conmigo nadie va a tener ningún problema. Siempre he sido muy honrado en mi carrera deportiva y lo voy a seguir siendo en el futuro. Vengo a disputar un puesto de la manera más sana, correcta y deportiva posible y, de eso, que nadie lo dude, el máximo beneficiado será el Tenerife en todo momento".