Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Hacienda confirma que estudia bajar Sociedades al 23% a las micropymes leer
OLA DE CALOR

El Gobierno francés reconoce que los muertos ascienden a 5.000


EFE, París
19/ago/03 19:16 PM
Edición impresa

La ola de calor puede haber causado la muerte de 5.000 personas en Francia en sólo quince días, según reconoció ayer el Gobierno, que vuelve esta semana al trabajo tras una accidentada pausa estival salpicada de conflictos y polémicas.

La cifra oficiosa de 5.000 víctimas mortales por la canícula es "una hipótesis probable", declaró a la emisora "RTL" el ministro de Sanidad, Jean-Francois Mattei, sólo un día después de haber desmentido ese dato aproximado publicado ayer por la prensa.

Los resultados definitivos no se conocerán hasta dentro de varias semanas, cuando el Instituto de Vigilancia Sanitaria concluya su análisis de los informes sobre decesos por hipertermia registrados en todo el país entre el 6 y el 12 de agosto.

El director general francés de la Salud, Lucien Abenhaim, se convirtió ayer, al dimitir, en la primera víctima política de la ola de calor que, según las autoridades, puede haber provocado esas cantidad de muertes.

Razones de una dimisión

"Tengo el honor de presentar mi dimisión del puesto de director general de la Salud que ocupo desde el 26 de agosto de 1999", escribió Abenhaim en su carta de dimisión, divulgada por la prensa.

Este profesor, que permanecerá en su puesto hasta que sea nombrado un sustituto, explicó su gesto por "las polémicas actuales sobre la gestión de la epidemia asociada a la canícula" y en su deseo de poder explicarse "serenamente".

En una entrevista a la emisora "RTL", el ministro de Sanidad, acusó ayer a los servicios de alerta sanitaria de la Dirección General de la Salud y del Instituto de Vigilancia Sanitaria, dependiente del anterior, de no haber funcionado correctamente.

Tanto el ministro de Sanidad como el portavoz del Gobierno conservador, Jean-Francois Copé, rechazaron ayer las acusaciones contra el Gobierno conservador por su "inercia y la pasividad" frente a la canícula, como asegura la oposición de izquierdas.

Copé subrayó que el Ejecutivo adoptó todas las medidas necesarias para luchar contra los efectos mortales del calor, en especial en los ancianos, desde que fue alertado.

OLA DE CALOR