Nacional
LO ÚLTIMO:
Detenido un hombre por violación en el sur de Tenerife leer

Ibarretxe señala que es necesario que su plan sea aprobado en cada provincia

El lehendakari insistió en que el 26 de septiembre presentará ante el Parlamento de Vitoria, para su debate y aprobación, su proyecto para que el País Vasco adquiera el estatus de libre asociación a España. "Vamos a ser capaces de arrancar a ETA de una vez y para siempre de nuestras vidas".
COLPISA, Bilbao
21/ago/03 19:18 PM
Edición impresa

El lehendakari Juan José Ibarretxe insistió ayer en que el 26 de septiembre presentará ante el Parlamento vasco, para su debate y aprobación, su proyecto para que Euskadi adquiera el estatus de libre asociación a España. E insistió en que ese proyecto será sometido al criterio de los ciudadanos vascos, de los que deberá obtener, para que tenga futuro, un apoyo muy cualificado: no sólo la mayoría de los habitantes de la comunidad, sino de los de cada una de las tres provincias que la componen.

En declaraciones a los medios de comunicación antes de asistir al almuerzo oficial en la Plaza de Toros de Bilbao con motivo de la semana grande de la ciudad, el lehendakari apuntó que septiembre va a ser un mes "muy importante" desde el punto de vista político y social, ya que a partir de entonces "vamos a ser capaces de arrancar a ETA de una vez y para siempre de nuestras vidas".

El arma para conseguir el fin de la banda terrorista es, en su opinión, afrontar "racionalmente, cabalmente, sosegadamente" el debate sobre las cuestiones políticas pendientes y sobre "las ideas que yo pueda presentar en nombre del Gobierno" al Parlamento vasco, así como sobre las propuestas de las demás fuerzas políticas.

Convencido de que es "tiempo para el diálogo político" porque "es hora de buscar soluciones", Ibarretxe anunció que será el Parlamento autonómico el que marque los tiempos y aseguró que una vez que su propuesta para un País Vasco con estatus de libre asociación a España sea debatida y aprobada en el Legislativo regional, se abrirá un "segundo tiempo" que no supo situar en el calendario, en el que se consultará a la sociedad "por su puesto en ausencia de violencia".

En este punto consideró "muy importante" que su proyecto cuente con la "mayoría de la sociedad" vasca, pero también "que esta mayoría se dé en los territorios históricos". De forma implícita, el lehendakari asumió la imposibilidad de que el cambio político que promueve se ponga en marcha con la oposición de alguna de las provincias vascas, e insistió en que "tengo muy claro que no se puede construir un país si todas las partes de ese país no aceptan los proyectos políticos".

"Me propongo impulsar un proyecto que tenga un mayor nivel de adhesión que todos los proyectos que hasta ahora se han podido presentar a la sociedad vasca y creo que es muy importante que, sea cual sea la idea que salga del Parlamento, es muy importante no sólo que exista el beneplácito de la sociedad vasca, sino también el de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa".