La Laguna

Comienza la demolición del hotel Nautilus de Bajamar tras varios meses de espera


EL DÍA, La Laguna
22/ago/03 14:29 PM
Edición impresa

Ayer comenzó, después de varios meses de espera, la demolición del antiguo hotel Nautilus, situado en el pueblo costero de Bajamar, en La Laguna. El derribo, que previsiblemente tardará algunas semanas, se está llevando a cabo a través de la empresa Dragados, después de que el Cabildo Insular de Tenerife le adjudicara esta actuación, cuyo presupuesto es de 536.378 euros.

En el lugar se personaron el director de la obra, representantes del Cabildo, así como varios concejales del Ayuntamiento de La Laguna, personal de la Dirección General de Costas y de la empresa que realiza la demolición.

Cabe destacar que estos trabajos se unen a otro proyecto de reforma y remodelación de las piscinas naturales y su entorno, que también se está ejecutando en la actualidad, aunque ello no impide que los vecinos de Bajamar y el resto de veraneantes que se acercan durante estas fechas hasta el pueblo puedan bañarse en una de las piscinas, que se mantiene abierta.

Esta actuación, asumida por el Cabildo, fue solicitada en su día por el Ayuntamiento de La Laguna, y dicho proyecto prevé la demolición de las cinco plantas del antiguo hotel, la retirada de los escombros y la posterior restauración de la fachada del edificio al que se encuentra adosado.

De este modo, se recuperarán para el uso público alrededor de 852 metros cuadrados, al tiempo que se mejorarán las condiciones estéticas de la zona con la retirada de esta estructura, abandonada desde hace años y que presentaba un acusado deterioro.

La iniciativa cuenta con un plazo de ejecución de tres meses y ha contemplado hasta el momento varios trabajos para cortar los forjados y las vigas que dividen la zona habitada de la parte a demoler, la aplicación de resina en las uniones de la viga de hormigón existente con la estructura metálica y la ejecución de unas catas en la cimentación de los pilares de la estructura.

Este emblemático edificio se construyó en la década de los 60 y desde hace varios años se encuentra desocupado y clausurado, en clara situación de abandono desde ese entonces.

Ayer comenzó, después de varios meses de espera, la demolición del antiguo hotel Nautilus, situado en el pueblo costero de Bajamar, en La Laguna. El derribo, que previsiblemente tardará algunas semanas, se está llevando a cabo a través de la empresa Dragados, después de que el Cabildo Insular de Tenerife le adjudicara esta actuación, cuyo presupuesto es de 536.378 euros.

En el lugar se personaron el director de la obra, representantes del Cabildo, así como varios concejales del Ayuntamiento de La Laguna, personal de la Dirección General de Costas y de la empresa que realiza la demolición.

Cabe destacar que estos trabajos se unen a otro proyecto de reforma y remodelación de las piscinas naturales y su entorno, que también se está ejecutando en la actualidad, aunque ello no impide que los vecinos de Bajamar y el resto de veraneantes que se acercan durante estas fechas hasta el pueblo puedan bañarse en una de las piscinas, que se mantiene abierta.

Esta actuación, asumida por el Cabildo, fue solicitada en su día por el Ayuntamiento de La Laguna, y dicho proyecto prevé la demolición de las cinco plantas del antiguo hotel, la retirada de los escombros y la posterior restauración de la fachada del edificio al que se encuentra adosado.

Suelo para uso público

De este modo, se recuperarán para el uso público alrededor de 852 metros cuadrados, al tiempo que se mejorarán las condiciones estéticas de la zona con la retirada de esta estructura, abandonada desde hace años y que presentaba un acusado deterioro.

La iniciativa cuenta con un plazo de ejecución de tres meses y ha contemplado hasta el momento varios trabajos para cortar los forjados y las vigas que dividen la zona habitada de la parte a demoler, la aplicación de resina en las uniones de la viga de hormigón existente con la estructura metálica y la ejecución de unas catas en la cimentación de los pilares de la estructura.

Este emblemático edificio se construyó en la década de los 60 y desde hace varios años se encuentra desocupado y clausurado, en clara situación de abandono desde ese entonces.