Tenerife

La sala central del Auditorio estará acondicionada la próxima semana

A continuación está previsto que la Orquesta Sinfónica de Tenerife inicie las pruebas de afinación. Este espacio, conocido como sala sinfónica, tiene un aforo de, aproximadamente 1.700 plazas y se completa con otro para música de cámara y capacidad de unos 400 espectadores.
EL DÍA, S/C de Tenerife
22/ago/03 12:19 PM
Edición impresa

La próxima semana está previsto que concluyan las tareas de acondicionamiento de la sala central, llamada sinfónica, del Auditorio de Tenerife y, en consecuencia, la Orquesta Sinfónica de Tenerife (OST), bajo la dirección de su titular, Víctor Pablo Pérez, podrá iniciar las pruebas acústicas con el objetivo de afinar el espacio.

El desarrollo de los trabajos fue analizado por el presidente del Ca-bildo de Tenerife, Ricardo Melchior, en el transcurso de una visita que efectuó en compañía del vicepresidente de la la Corporación y consejero de Turismo y Planificación, José Manuel Bermúdez, además de integrantes de la dirección técnica de la obra, así como representantes de la empresa constructora y técnicos insulares.

En la actualidad está finalizando el proceso de colocación de las bu-tacas y del telón cancela, mientras se está llevando a cabo la mejora de diversos aspectos relacionados con la iluminación.

Asimismo, ya se encuentra instalada la totalidad del revestimiento estético, por lo que la fase de terminación del establecimiento cultural se encuentra muy avanzada.

El Auditorio albergará a partir de su apertura un amplio programa de actividades culturales: música, danza, teatro, ópera, etcétera. Su construcción permite asimismo dotar a la Isla de un elemento simbólico de primera magnitud que se convertirá en un referente.

Volúmenes y tensión

El edificio recuerda más a una obra escultórica que al concepto arquitectónico tradicional que se tiene para estos inmuebles, sobre todo por el gran dinamismo que le confieren las estructuras curvas que lo fundamentan. El juego de volúmenes y la tensión de las estructuras diseñadas son los elementos que dan la apariencia de nave espacial o ser alado fantástico que algunos han querido ver, aunque -en palabras del propio Calatrava- el origen de estas formas parte de un gesto libre de marcada intención plástica, que hace trascender el carácter artístico de las actividades interiores hacia el exterior.

El programa requerido para el edificio recogía las funciones principales de un auditorio de música, aunque también pueden llevarse a cabo representaciones operísticas, teatrales y de danza, además de ofrecer una compatibilidad de usos con otras funciones (congresos, exposiciones, etcétera). Al ser la sede de la OST, una parte del complejo se destina a oficinas, archivos y diversos tipos de salas de ensayo (parciales y generales), vestuarios, camerinos, almacenes de instrumentos, etcétera. Del mismo modo, para las orquestas o compañías invitadas se dispone de vestuarios y camerinos generales y, para los solistas, salas de ensayo, zonas de descanso, cafetería, maquillaje, etcétera.

El Auditorio de Tenerife consta de una sala principal, para un número de plazas en torno a las 1.700, y una sala más pequeña, para música de cámara, de una capacidad de alrededor de 400 personas. Ambas están equipadas con todos los servicios e instalaciones necesarias para su funcionamiento, en los diversos usos compatibles contemplados. Paralelamente, se dispone de salas de ensayo generales de la orquesta y para ballet.

La próxima semana está previsto que concluyan las tareas de acondicionamiento de la sala central, llamada sinfónica, del Auditorio de Tenerife y, en consecuencia, la Orquesta Sinfónica de Tenerife (OST), bajo la dirección de su titular, Víctor Pablo Pérez, podrá iniciar las pruebas acústicas con el objetivo de afinar el espacio.

El desarrollo de los trabajos fue analizado por el presidente del Ca-bildo de Tenerife, Ricardo Melchior, en el transcurso de una visita que efectuó en compañía del vicepresidente de la la Corporación y consejero de Turismo y Planificación, José Manuel Bermúdez, además de integrantes de la dirección técnica de la obra, así como representantes de la empresa constructora y técnicos insulares.

En la actualidad está finalizando el proceso de colocación de las bu-tacas y del telón cancela, mientras se está llevando a cabo la mejora de diversos aspectos relacionados con la iluminación.

Asimismo, ya se encuentra instalada la totalidad del revestimiento estético, por lo que la fase de terminación del establecimiento cultural se encuentra muy avanzada.

El Auditorio albergará a partir de su apertura un amplio programa de actividades culturales: música, danza, teatro, ópera, etcétera. Su construcción permite asimismo dotar a la Isla de un elemento simbólico de primera magnitud que se convertirá en un referente.

El edificio recuerda más a una obra escultórica que al concepto arquitectónico tradicional que se tiene para estos inmuebles, sobre todo por el gran dinamismo que le confieren las estructuras curvas que lo fundamentan. El juego de volúmenes y la tensión de las estructuras diseñadas son los elementos que dan la apariencia de nave espacial o ser alado fantástico que algunos han querido ver, aunque -en palabras del propio Calatrava- el origen de estas formas parte de un gesto libre de marcada intención plástica, que hace trascender el carácter artístico de las actividades interiores hacia el exterior.

El programa requerido para el edificio recogía las funciones principales de un auditorio de música, aunque también pueden llevarse a cabo representaciones operísticas, teatrales y de danza, además de ofrecer una compatibilidad de usos con otras funciones (congresos, exposiciones, etcétera). Al ser la sede de la OST, una parte del complejo se destina a oficinas, archivos y diversos tipos de salas de ensayo (parciales y generales), vestuarios, camerinos, almacenes de instrumentos, etcétera. Del mismo modo, para las orquestas o compañías invitadas se dispone de vestuarios y camerinos generales y, para los solistas, salas de ensayo, zonas de descanso, cafetería, maquillaje, etcétera.

El Auditorio de Tenerife consta de una sala principal, para un número de plazas en torno a las 1.700, y una sala más pequeña, para música de cámara, de una capacidad de alrededor de 400 personas. Ambas están equipadas con todos los servicios e instalaciones necesarias para su funcionamiento, en los diversos usos compatibles contemplados. Paralelamente, se dispone de salas de ensayo generales de la orquesta y para ballet.