Internacional

EEUU recluta a los servicios secretos de Sadam para combatir la resistencia

Los militares norteamericanos desoyen las críticas del consejo de gobierno transitorio de Irak, que demanda tomar parte en esta operación, y dicen contar ya con el apoyo de docenas de espías del antiguo régimen. Mientras, el Capitolio debate cuántos efectivos más enviará a la zona.
AGENCIAS, Nueva York
25/ago/03 19:24 PM
Edición impresa

Las fuerzas de la coalición británico-estadounidense en Irak han iniciado una operación encubierta para "reclutar" y entrenar a antiguos oficiales y miembros de los servicios secretos del derrocado presidente Sadam Husein, en un intento de combatir eficazmente los cada vez más frecuentes actos de resistencia y terrorismo, según informó ayer el "Washington Post".

Un alto responsable citado por el diario afirma que la operación se ha acelerado en las últimas dos semanas, pese a las protestas del consejo de gobierno transitorio iraquí, que se queja de tener poco control sobre esta iniciativa.

Con este movimiento, los militares estadounidenses admiten que las tropas por sí solas no son capaces de detener los ataques iraquíes. "La única forma de combatir el terrorismo es con inteligencia", dijo este responsable, no identificado por el diario, subrayando que "sin aportación iraquí, no funcionará".

Estados Unidos se ha negado a cuantificar cuántos ex miembros de los temidos servicios secretos de Sadam se han unido a sus filas, pero fuentes iraquíes los cifran entre "varias docenas" y "varios cientos". Washington admite que la operación es de amplia envergadura.

Aunque la principal fuente de inteligencia debería ser la renovada policía iraquí, que suma unos 6.500 efectivos en Bagdad y 33.000 en todo el país, su trabajo se ve entorpecido por su falta de credibilidad entre una ciudadanía desencantada y por su escaso número, ya que la coalición liderada por Estados Unidos cree que serían necesarios más hombres para mantener el orden.

El diario afirma que Estados Unidos se concentra en el antiguo Mujarabat, el más sofisticado de los cuatro servicios de inteligencia de Sadam, como principal fuente donde lograr informantes, y ha contactado con agentes que estuvieron destacados en Siria e Irán, según fuentes iraquíes.

Más apoyo

Miembros del Congreso afirmaron ayer que Estados Unidos necesita de entre 17.000 y 60.000 soldados más en Irak, y advirtieron de que el Gobierno del presidente George W. Bush debe actuar rápidamente o perderá aún el respaldo de la opinión pública estadounidense.

Por su parte, el jefe del Estado Mayor Conjunto, general Richard Myers, dijo que EEUU debe "modificar el balance entre reservas y soldados activos, y tiene que agregar elementos para las tareas de policía", aunque no hay una necesidad inmediata de más tropas.

Myers, en una presentación en los programas de televisión dominicales, dijo que no está al tanto de algún esfuerzo de la Autoridad de Ocupación en Irak para la contratación de ex espías y soplones del régimen de Sadam a fin de que ayuden en la lucha contra la resistencia iraquí. "Estados Unidos no usará a ex miembros de una fuerza torturadora", dijo Myers. "No son nuestros aliados".

Dentro del debate sobre la situación en Irak, el ex comandante en jefe de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, el general Wesley Clark, dijo que Estados Unidos "no tiene suficientes tropas sobre el terreno en Irak".

Tres muertos en un atentado

Uno de los miembros de la conocida familia de clérigos chiíta Al-Hakim resultó ayer herido en un atentado perpetrado junto a la mezquita del Imán Ali, en la ciudad meridional de Nayef. En el ataque murieron tres personas y otras diez resultaron heridas de diversa consideración, aclaró Abu Said al-Asadi, portavoz de la Asamblea Suprema para la Revolución Islámica en Irak (ASRII), uno de los grupos chiítas más importantes del país. "Solo tiene algunos rasguños en el cuello", confirmó por teléfono su hermano, Abdel Aziz al-Hakim, líder político de la Asamblea Suprema para la Revolución Islámica en Irak (ASRII), uno de los partidos más influyentes del país. Fuentes norteamericanas detallaron que el atentado ocurrió sobre las 15:15 hora local (11:15 GMT), cuando un artefacto casero hizo explosión a unos 800 metros de la citada mezquita, el santuario más importante del chiísmo, ya que está dedicado al fundador de esta corriente del Islam.

Mohamed Baqir al-Hakim, exiliado durante más de 20 años en Irán, regresó a Nayef el pasado mayo en medio de un gran entusiasmo popular y fue recibido por decenas de miles de personas en una manifestación que recordó al retorno a Teherán, en 1978, del fallecido ayatolá Rujolá Jomeini. Desde que llegó, ha abogado por la integración de todas las corrientes chiíes en un único movimiento, y ha adoptado un discurso prudente, aunque sin dejar de exigir la salida del país de las tropas de ocupación. Sin embargo, en las últimas semanas corría el rumor de que había sido amenazado de muerte y que se habían deteriorado en extremo sus relaciones con los clérigos chiíes más radicales.