Actualidad

Israel vincula cualquier nueva tregua al desarme terrorista

El Gobierno de Tel Aviv rechaza la propuesta de los palestinos de llegar a otro acuerdo y asegura que no habrá alto el fuego hasta que las organizaciones armadas sean desmanteladas y sus líderes detenidos y juzgados. La mediación de Egipto no logra acercamiento alguno entre las partes.
COLPISA, Jerusalén
25/ago/03 14:13 PM
Edición impresa

COLPISA, Jerusalén

El Gobierno israelí rechazó ayer una propuesta de la Autoridad Palestina de alto el fuego y mantuvo su exigencia de desmantelamiento de los grupos armados palestinos como condición previa para que se reanude el proceso de paz, según el portavoz del Ejecutivo hebreo, Avi Pazner, para quien "la propuesta no es seria. Mientras las organizaciones terroristas existan, no habrá posibilidad de un verdadero alto el fuego. Lo que queremos es que la Autoridad Palestina adopte todas las medidas para desmantelar y desarmar a las organizaciones terroristas, que detenga a sus líderes y los juzgue. Sólo después de esto, el proceso de paz podrá continuar", afirmó Pazner.

El Gobierno palestino hacía el sábado un ofrecimiento de alto el fuego para detener la espiral de violencia que resurgió después de la ruptura, por parte de los grupos armados palestinos, de la tregua unilateral en sus ataques contra Israel proclamada a finales de junio. El anuncio de dicha ruptura por parte de Hamas y de la Yihad Islámica se produjo después de que un dirigente del grupo Hamas muriera el pasado jueves durante un ataque israelí en Gaza, con el que el Gobierno de Ariel Sharon respondió al atentado suicida del martes en Jerusalén, que causó la muerte a 21 personas y fue reivindicado por Hamas.

Por su parte, el consejero político del presidente egipcio Hosni Mubarak, Osama Al Baz, que visitó fugazmente en Ramala (Cisjordania) a los dirigentes palestinos Yasir Arafat y Mahmud Abbas y se entrevistó en Tel Aviv con el jefe de la diplomacia israelí, Sylvan Shalom, lanzó la idea de una nueva tregua israelo-palestina en la que, esta vez, estarían comprometidas las dos partes. "Existe un impulso en dirección de una nueva tregua, una verdadera tregua que tendrán que respetar ambas partes", indicó Al Baz.

Según un alto responsable palestino, Yasir Arafat estima que se puede considerar una nueva tregua a condición de que las autoridades israelíes cesen en sus asesinatos selectivos de activistas palestinos, se retiren de las ciudades de los territorios palestinos que ocupan y reconozcan oficialmente esta nueva tregua.

"No podría existir ningún acuerdo (de alto el fuego) con los asesinos de niños", declaró ayer a la radio pública el ministro israelí de Salud, Danny Naveh, del Likud, la formación conservadora del primer ministro. Naveh se refería a los niños que fueron víctimas del atentado suicida del pasado martes en Jerusalén.

Ni siquiera el gesto de la Autoridad Palestina, que tapió este fin de semana cuatro túneles utilizados para el contrabando de armas entre la franja de Gaza y Egipto y detuvo a doce traficantes, ha satisfecho al Gobierno israelí. "Examinamos el alcance exacto de esta medida, que llega muy tarde, cuando hace mucho tiempo que exigimos a la Autoridad Palestina una acción eficaz y seria contra el terrorismo", declaró Avi Pazner.

"Esta operación, presentada como una primicia por la Autoridad Palestina, no afectó al núcleo (del terrorismo) que se encuentra en la franja de Gaza", estimó el jefe de Estado Mayor israelí, Moshe Yaalon, en declaraciones a la radio.

Además, estos túneles estaban probablemente en construcción y no llegaban hasta Egipto, según informaron fuentes de la frontera egipcia, que añadieron que el Gobierno de Damasco lucha en colaboración con Israel y la Autoridad Palestina contra este tipo de túneles. De hecho, las mismas fuentes anotaron que durante el pasado se habían destruido unos 25 túneles, de una longitud que en algunos casos podía llegar a los 250 metros.