Canarias

Mauricio ya se ha reunido con Montoro para negociar el nuevo encaje en la UE

El consejero de Economía y Hacienda volverá a Madrid la próxima semana, 3 y 4 de septiembre, para explicar al ministro de Hacienda las líneas propuestas por el Ejecutivo autónomo para garantizar los fondos de cohesión y la continuidad, con mejoras, de la Reserva de Inversiones de Canarias.
C.V., S/C de Tenerife
25/ago/03 16:36 PM
Edición impresa

El consejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Canarias, José Carlos Mauricio, ya se ha reunido con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y con el secretario de Economía, Estanislao Rodríguez Ponga, a finales de julio, y repetirá los contactos la próxima semana, los días 3 y 4 de septiembre. El Gobierno canario le ha explicado cuáles son sus propuestas para renegociar la posición de las Islas en Europa.

Mauricio manifestó, en declaraciones a EL DÍA , que el mecanismo de la RIC (Reserva de Inversiones de Canarias) se ha convertido en un problema, porque su rigidez limita las inversiones dentro del Archipiélago.

"El peligro actual es que el exceso de ahorro puede llevar a los organismos de la Unión Europea a plantearse la eliminación de ese mecanismo fiscal", afirmó el consejero de Economía y Hacienda, quien añadió que "hay que adelantarse, para no lamentarse luego en el año 2005".

Resaltó que el trabajo debe ser sistemático en Madrid y en Bruselas, para garantizar la continuidad de ese instrumento fiscal del cual depende parte del desarrollo económico canario.

José Carlos Mauricio explicó que la RIC debe perder rigidez y tener un carácter indefinido, para evitar incertidumbres. Recordó que hasta ahora ha funcionado como un potente mecanismo de ahorro e inversión para paliar los problemas de descapitalización de la economía de las Islas.

Asimismo, ha planteado al ministro de Hacienda la eliminación de obstáculos para la materialización de la Reserva de Inversiones, de forma que la inspección fiscal no actúe tanto y se prime, exclusivamente, que la actividad económica repercuta en la creación de empleo.

"A lo mejor, Europa exige, a cambio, un pequeño porcentaje de pérdida en el beneficio fiscal, lo cual es negociable", matizó el consejero.

Por último, dijo, Canarias debe explicarle a Europa que el Archipiélago, "desde el punto de vista económico y sin afán colonialista", va desde Casablanca a Dakar. En este sentido, indicó que "el desarrollo industrial de las Islas, de actividades no intensivas ni de alto valor añadido, así como las de carácter comercial, debe colocarse ahí con garantías de fondos europeos".

Hay muchos proyectos europeos, en países como Senegal o Ghana, donde la inversión canaria podría ir aparejada, señaló Mauricio.

Al respecto, subrayó que es fundamental crear una zona de prosperidad para absorber la inmigración. Este criterio coincide con el de empresarios canarios en el exterior y con la idea de proyectar la economía canaria en el exterior para generar riqueza en la zona y paliar así la miseria que es "el principal origen del fenómeno de la inmigración".