La Palma
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Ryanair cancela 190 vuelos este viernes por la huelga europea de tripulantes de cabina leer

El deterioro del tubo volcánico de Todoque obliga a restringir el acceso

La Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias ha establecido una limitación de la capacidad de carga del conducto natural, dentro de las normas de conservación del Monumento Natural formado por las lavas del volcán de San Juan, para evitar su continuo deterioro.
M. CHACÓN, Los Llanos
25/ago/03 19:24 PM
Edición impresa

La Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias ha establecido, mediante la redacción de las normas de conservación del Monumento Natural del Tubo Volcánico de Todoque, en Los Llanos de Aridane, una limitación permanente a las visitas que se producen al conducto natural creado por las lavas del volcas de San Juan, dentro de la regulación de los usos y el establecimiento de las determinaciones de ordenación necesarias para la protección estricta de dicho espacio.

Aunque inicialmente se ha propuesto que, dentro de la consideración de autorizable, siempre que se cumplan una serie de condicionantes, se ha decidido que hasta que la administración gestora no haga un estudio detallado de la capacidad de carga del ecosistema cavernícola, se establecerá precautoriamente una capacidad máxima de carga de 15 visitantes simultáneos para toda la cueva.

Debido a su carácter subterráneo, el Monumento Natural del Tubo Volcánico de Todoque no se ha visto sometido a actividades económicas de ningún tipo, e incluso, la presencia humana ha tenido tradicionalmente carácter esporádico. Sin embargo, en los últimos años las visitas recreativas a la cueva se han multiplicado.

Desde la Consejería se ha teniendo en cuenta que, en la mayoría de ocasiones, los visitantes no son conscientes de la fragilidad que caracteriza a las estructuras volcánicas recientes, y muy especialmente a los tubos volcánicos. Las pequeñas formaciones geológicas del techo y paredes de la cueva, como precipitados químicos o estafilitos, son fácilmente deteriorables tanto por su extracción de la cueva, a causa de su interés, como por el mero contacto físico casual, y de hecho parte de estas estructuras han desaparecido de la cueva. La fragilidad del tubo de Todoque llega a ser estructural, debido a la superficialidad del tubo, lo que ha provocado algunos desplomes en el techo de la oquedad, al transitar los visitantes descuidadamente por su superficie. También la carretera de Las Manchas a Todoque, que atraviesa la colada del volcán de San Juan de lado a lado, ha provocado en la bóveda del tubo la aparición de tensiones y vibraciones que podrían amenazar el futuro de la cueva.

Además, no existe un claro camino de acceso hasta la boca principal de la cueva, por lo que los visitantes atraviesan el espléndido y muy frágil campo de lavas de la erupción de San Juan, habiéndose formado con el paso del tiempo varias trochas y veredas de trazado anárquico, con lo que se puede decir que la colada ha sufrido aún más que la propia cavidad el impacto de la multiplicación de visitas en su intento de localizar la cueva.

En su situación actual, y debido tanto a su accesibilidad como al conocimiento cada vez mayor que se tiene del mismo entre los visitantes de La Palma, la tendencia previsible del Monumento Natural de Tubo Volcánico de Todoque es la de recibir un número progresivamente mayor de visitas. Esto conllevaría, como ha sucedido con otras cavidades de Canarias asiduamente visitadas, que se produzca un inevitable y gradual deterioro de esta formación geológica.