Sucesos

Ayer fue enterrado en Guía de Isora el taxista acuchillado en el Parque Eólico

Los compañeros de profesión, vecinos y amigos mostraban su consternación ante la trágica muerte de Juan José Hernández Rivero, de 42 años. El velatorio se llevó a cabo en la capilla de Playa San Juan y el cuerpo recibió sepultura en el cementerio isorano, a las seis de la tarde.
EL DÍA, S/C de Tenerife
25/ago/03 10:16 AM
Edición impresa

Ayer recibió sepultura el cuerpo de Juan José Hernández Rivero, el taxista de 42 años que moría el sábado por la tarde, en el interior de su coche, tras recibir varias cuchilladas en el abdomen y el tórax que le fueron propinadas por dos jóvenes de 20 años, de La Laguna. El velatorio del cuerpo fue en Playa San Juan para, posteriormente, trasladar el féretro con el cuerpo hasta Guía de Isora, donde recibió sepultura en el cementerio de dicho municipio.

Hasta el lugar se desplazó una representación de los taxistas de la Comarca sureña, los cuales lucieron camisas azules y cargaron el féretro a hombros ante numerosas personas que se acercaron para despedir a Juan José Hernández Rivero.

El fallecido fue concejal de Coalición Canaria en Guía de Isora durante el mandato comprendido entre 1999 y 2003, cuyo Ayuntamiento celebrará hoy un pleno extraordinario para expresar su repulsa por el asesinato. Asimismo, el alcalde de Guía de Isora, Pedro Martín, comentó que ofrecerá ayudas económicas a los taxistas para incrementar las medidas de seguridad en estos vehículos de transporte.

Según fuentes policiales, Juan José Hernández recogió a los dos detenidos como pasajeros en la localidad de Alcalá y fue obligado a ir al Parque Eólico de Granadilla de Abona, supuestamente para robarle, donde lo acuchillaron. El cuerpo fue descubierto por un turista que se encontraba por la zona y avisó al Cecoes, desde donde se activó inmediatamente un dispositivo que concluyó con la detención, en menos de una hora, de los presuntos autores, identificados como D.B.G. y J.R.L.G., de 20 años y vecinos de Taco y La Laguna, respectivamente.

Patrullas de las policías locales de Granadilla y San Miguel, así como de la Guardia Civil, localizaron a los autores cuando intentaban salir del Polígono Industrial de Granadilla dentro de un coche, que los recogió cuando hacían autostop. Los taxistas de Guía están ""consternados"" por el crimen, comentando que cuando trabajan no están seguros y ven, en muchas ocasiones, peligrar su integridad física. El arma del crimen no ha sido hallada, aunque la Guardia Civil trabaja en el ""peinado"" de la zona.

Por otra parte, al menos 30 taxistas han sido asesinados en España desde 1993, la mayoría por delincuentes que lo que perseguían era la recaudación, siendo 1994 y 1999 los años en los que más hechos de estas características se produjeron.