Tenerife
ANÁLISIS DEL PADRÓN MUNICIPAL (16) LA OROTAVA

LA OROTAVA, un valle en plena metamorfosis

Es el más extenso de los municipios y el cuarto en volumen total de población. El cambio de modelo económico ha convertido al núcleo en un espacio donde confluyen flujos humanos de tipo empresarial, laboral y residencial. En el plan general ya se prevé la expansión del casco y también de la periferia.
S. LOJENDIO, S/C de Tenerife
25/ago/03 12:19 PM
Edición impresa

Arautapala o Araotava es la voz aborigen que designa este lugar, que tras la conquista se convirtió, junto a La Laguna, en el asentamiento más importante de la Isla.

Es el más extenso de los municipios, el cuarto en volumen total de población, y es que tanto por la riqueza de su suelo, que conoció los ciclos de la caña de azúcar, la vid y el plátano, como por su condición de cabecera comarcal y la importancia de su puerto, fue el núcleo desde el que gravitó el desarrollo del Norte hasta bien entrado el siglo XX.

En 1506 se construía el puerto, que alcanzó su apogeo en el siglo XVIII al abrigo de la agricultura de exportación y la libertad de comercio con América, lo que le valió la comisión del Ayuntamiento de La Laguna para formar población propia, Puerto de la Cruz, y segregarse de La Orotava.

El Valle fue elegido por las compañías inglesas para experimentar y aclimatar el plátano, y también fue punto donde se ubicó, a finales del XIX, la primera gran instalación turística de la Isla, el Hotel Taoro, el germen que multiplicaría las iniciativas e inversiones.

A lo largo de la pasada centuria, La Orotava continuó siendo foco de atracción de población extranjera y de emigrantes retornados, aunque la crisis de 1973 supuso un recorte importante en el ritmo de asentamiento precedente.

Con una vocación agrícola, el municipio ha desarrollado el turismo, un sector inmobiliario y un apéndice comercial, que concentra a su población entre el casco y unos barrios (La Perdoma, Benijos, La Florida, Aguamansa, etc.), en proceso de crecimiento.

 

URBANIZACIÓN

La fisonomía de un nuevo paisaje

Los flujos inmigratorios han marcado un fuerte proceso de urbanización en La Orotava, una actuación que ha supuesto el cambio fisionómico y paisajístico del municipio. Las corrientes de tipo empresarial, laboral y residencial han ido confluyendo hacia el casco y la periferia, y, de hecho, en la redacción el Plan General ya se contempla la prolongación de la urbanización El Mayorazgo y el sector de Opuntia-El Recodo, áreas en las que está previsto construir unas 2.948 viviendas. Además, la zona de Barranco de Las Arenas y La Vera, asentamientos residenciales de los turistas, fundamentalmente alemanes, está conociendo un proceso de expansión. El balance entre los vecinos que causaron baja en el padrón de 2001 y el registro de altas es favorable al municipio, que mantiene su poder de atracción sobre núcleos vecinos como Puerto de la Cruz, Santa Úrsula, Los Realejos o La Victoria.

ANÁLISIS DEL PADRÓN MUNICIPAL (16) LA OROTAVA