Nacional

La Asamblea de Madrid cierra en falso la crisis institucional

Los tránsfugas socialistas Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez impiden con sus votos que el Parlamento regional alcance conclusión alguna sobre el origen de su deserción. La Cámara modificó la ley electoral para que las elecciones autonómicas se celebren el domingo 26 de octubre.
COLPISA, Madrid
26/ago/03 19:25 PM
Edición impresa

Con la mirada puesta en el 26 de octubre, fecha de las próximas elecciones autonómicas en Madrid, y sin poder aprobar conclusión alguna obtenida de 130 horas de trabajo de la comisión de investigación del "caso Tamayo", los parlamentarios madrileños dieron por zanjada ayer la VI Legislatura de la Asamblea regional sin haber sido capaces de resolver la mayor crisis institucional de la historia de la comunidad autónoma. En esta legislatura breve y atípica, el PP permitió a los tránsfugas Tamayo y Sáez votar e intervenir en el pleno que debatió su deserción. Los dos parlamentarios expulsados del PSOE votaron en contra de todas las propuestas, por lo que no hay resultado final de las pesquisas realizadas.

El lapsus que Rafael Simancas, candidato del PSOE a la Presidencia de Madrid, tuvo en el pleno celebrado ayer dejó ver en qué están pensando ya los diputados madrileños. Cuando la cámara debatía el mero trámite de reformar la ley electoral para que los comicios no caigan en un día lectivo, el portavoz socialista aprovechó la coyuntura para, en tono mitinero, criticar los problemas del tráfico, de la ola de calor, etc... y cuando iba a protestar por los "robos" el subconsciente le traicionó con la palabra "votos".

Y es que el próximo jueves la presidenta de la Asamblea, Concepción Dancausa, disolverá la cámara y enviará al presidente en funciones, Alberto Ruiz-Gallardón, un informe para que convoque las elecciones. Todos los partidos, aunque cansados, engrasan ya su maquinaria electoral. Y aunque no se les permite pedir el voto todavía, a Simancas y a Esperanza Aguirre poco les faltó en los discursos que, con tono mitinero, dieron en un pleno que, sabían, transmitió íntegro la cadena de televisión regional. Simancas subrayó la importancia que tiene a partir de ahora la decisión de los ciudadanos, de quienes dependerá el resultado del espectáculo de estos meses. Se presentó como víctima de un complot porque Tamayo y Sáez, con su actuación, "robaron" a la izquierda el gobierno que podía haber formado con los votos del 25 de mayo.

Caja Madrid

El pleno ratificó los nombres de los 40 consejeros de Caja Madrid, reparto del que quedaron excluidos los tránsfugas, modificó la ley electoral y, por último, votó las conclusiones que por la mañana había aprobado la comisión de investigación con los únicos votos del PP y el rechazo de PSOE e IU. Aunque los servicios jurídicos de la cámara estimaron hasta dos veces que había que dejar fuera de esa comisión a los tránsfugas para que no fueran "juez y parte" de su propia causa, el PP reclamó un tercer informe para estudiar qué hacer en el pleno de la cámara, en el que Tamayo tuvo la oportunidad de intervenir y después votar.