Nacional

La Ertzaintza permite actos ilegales de Batasuna en San Sebastián y Bilbao

La Policía autonómica sólo impidió la concentración de protesta en Vitoria. Las movilizaciones fueron convocadas al cumplirse un año desde que el juez Baltasar Garzón dictase la suspensión de las actividades de la formación abertzale y ordenase el cierre de sus sedes por vinculación a ETA.
COLPISA, Bilbao
27/ago/03 19:27 PM
Edición impresa

Efectivos de la Ertzaintza permitieron ayer la concentración de miembros de la ilegalizada Batasuna en Bilbao y San Sebastián e impidieron un acto similar en Vitoria. Las movilizaciones fueron convocadas al cumplirse un año desde que el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón dictó la suspensión de las actividades de Batasuna y ordenó el cierre de sus sedes por vinculación a ETA. El Departamento de Interior del Gobierno vasco advirtió a primera hora de la mañana de que el acto convocado en Vitoria estaba prohibido y los de Bilbao y San Sebastián eran ilegales, aunque al final optó por no emplear la fuerza contra las pocas personas que tomaron parte en ellos.

En Bilbao, un fuerte dispositivo policial impidió a empujones que medio centenar de simpatizantes de Batasuna se concentraran bajo la antigua sede. No obstante, tras la mediación de la parlamentaria de SA Jone Goiricelaia, el mando de la Ertzaintza permitió que se desarrollara a cien metros de distancia.

Entre gritos a favor de la independencia y contra el PNV, Goiricelaia arremetió contra el denominado "plan Ibarretxe". En su opinión, la actuación de la Consejería de Interior y de la Ertzaintza son "una demostración más" del plan del lehendakari, "que dice que se basa en el respeto de los derechos, al final no es más que una demostración del estado de excepción y un seguimiento total y absoluto de lo que hace el Estado". "El PP y el PSOE mandan e Ibarretxe y su policía obedecen", denunció Goiricelaia.

En San Sebastián, la Ertzaintza impidió también el acto bajo la antigua sede de Batasuna, pero lo consintió a un centenar de metros con presencia de unas cien personas, entre ellas el dirigente Joseba Permach, que se felicitó por "el fracaso" de la estrategia contra la izquierda abertzale.

Por el contrario, la intervención de la Policía Autonómica Vasca impidió cualquier concentración radical en Vitoria.

La situación creada en torno a la formación ilegalizada Batasuna dividió una vez más a los partidos vascos. El presidente del PP, Carlos Iturgáiz, apoyó la actuación de la justicia y denunció que durante este año, el PNV "se ha encargado de ser el soporte de ETA-Batasuna" y ha hecho "caso omiso" y ha "criticado" las actuaciones judiciales.

El apoyo a la ilegalización vino también del PSE. Su líder en la provincia de Álava, Javier Rojo, se felicitó porque gracias a la actuación de la justicia la democracia española es hoy "más fuerte" que hace un año porque "ha ganado en dignidad u se ha hecho justicia con las víctimas".