Nacional
PARTIDOS

Zapatero acusa a Aznar de crispar sin cesar el debate político


COLPISA, Granada
27/ago/03 19:27 PM
Edición impresa

COLPISA, Granada

José Luis Rodríguez Zapatero, secretario general del PSOE, reanudó ayer en Granada su actividad política con una rueda de prensa -tras reunirse con dirigentes regionales de su partido- en la que retomó el cruce habitual de acusaciones con el presidente del Gobierno, en réplica al discurso de José María Aznar hizo en Menorca. Para el líder socialista, las palabras de Aznar contribuyen a fomentar la crispación de los españoles y chocan "radicalmente" con los valores democráticos.

"Es absurdo que arremeta constantemente contra el PSOE por cuestionar su actuación en Irak", señaló Zapatero, cuyas reivindicaciones para que Aznar comparezca en el Congreso siempre se han topado con la negativa del PP. "Mientras Bush y Blair responden de sus graves errores, por los que cada día pierden confianza entre la ciudadanía de sus países, el señor Aznar se esconde detrás de su ministra Ana Palacio", que acudirá al Parlamento mañana para hablar de las tropas españolas desplegadas en Diwaniyah y de su seguridad en la zona.

Desde las filas del PSOE no se entiende que Aznar no se presente personalmente. "No comprendemos que Aznar, ante esta situación, se refugie en cenas con adictos o en viajes de recreo en yate cuando lo que tendría que hacer es dar cuentas en el Parlamento de la situación del contingente español en Irak, donde ahora hay más inseguridad y terrorismo que antes de esta guerra desgraciada, inútil e ineficaz", señaló Zapatero.

El adversario

El líder socialista subrayó que Aznar, con sus declaraciones del lunes, "ha demostrado lo poco que le preocupa España. Parece que sólo le interesa destruir al adversario con un mensaje evidente de rencor y crispación". Zapatero defendió una alternativa: "Frente a este mensaje rancio y de pasado, nosotros ofrecemos un cambio de rumbo profundo en la concepción de cómo gobernar, de cómo relacionarse con los partido políticos y, desde luego, en la concepción de la democracia, que Aznar empequeñece cada día de forma detestable".

Zapatero respondió a las críticas de Aznar sobre la postura del PSOE en relación al "plan Ibarretxe" y sobre la propuesta de Maragall en Cataluña. Denunció que, para Aznar, desmarcarse de su posición es "ir contra los intereses de España", pero le advirtió de que el PSOE tiene sus propios planes, entre los que no figura un "frente común" con el PP contra el proyecto del "lehendakari".

PARTIDOS