Actualidad

Más de mil personas rinden homenaje al taxista asesinado

Medio millar de taxis de Tenerife ocuparon las calles aledañas a la iglesia de San Juan Bautista y el muelle de Playa San Juan durante la concentración y misa en honor de Juan José Hernández.
EL DÍA, Guía de Isora
28/ago/03 14:13 PM
Edición impresa

Más de 500 vehículos y más de 1.200 personas (según fuentes de la Policía Local, aunque la organización habla de casi 3.000) asistieron a la concentración y misa que convocaron los taxistas de Guía de Isora en Playa San Juan en memoria de Juan José Hernández Rivero, taxista isorano asesinado el sábado y cuyo cuerpo fue hallado en el Polígono Industrial de Granadilla de Abona. Procedentes de todos los municipios del Sur y Suroeste de la Isla, así como de Santa Cruz de Tenerife, La Laguna, Los Realejos, Santa Úrsula, Las Palmas y otras localidades, los taxistas coparon durante casi cuatro horas las seis calles y el muelle de Playa San Juan que el ayuntamiento cerró al tráfico para la ocasión.

"Nos encontramos muy alarmados por lo que ha sucedido y por lo que está ocurriendo", dijo Guillermo Amaya Vera, presidente de la Asociación de Trabajadores del Taxi de Guía de Isora. Esto es así porque el homenaje a Juan José Hernández tuvo lugar después de que a las 10:30 del martes un taxista de Arona, licencia municipal 161, sufriera un atraco a punta de navaja, aunque sin sufrir daño personal alguno.

"Estoy muy emocionado", añadió Amaya Vera antes de mostrar reiteradamente su "enorme agradecimiento" porque la asistencia de compañeros, autoridades y vecinos al sencillo homenaje que le tributaron los taxistas isoranos a su compañero "superó todas nuestras previsiones. No esperaba tanto".

En varios de los municipios de la comarca (Granadilla de Abona, Arona y Guía de Isora, especialmente), se redujo notablemente la presencia de autotaxis en las calles. En cualquier rincón de la plaza de la iglesia de San Juan Bautista, en Playa San Juan (de donde era natural el taxista asesinado y su familia), se percibía el dolor y la repulsa "por la acción de unos granujas que no sabemos cómo podían estar en la calle". Esa misma cuestión se la planteó Guillermo Amaya a la subdelegada del Gobierno, Pilar Merino, en el transcurso de la reunión que mantuvo con una comisión de taxistas para abordar la inseguridad en el sector.

Que se cambie la ley

Entendiendo que es la legislación vigente la que propicia, según explicó Amaya, que un delincuente reincidente pueda estar libre, anunció que "vamos a iniciar el proceso para, con el respaldo de nuestras autoridades municipales, insulares y autonómicas, propiciar que se cambie la ley, porque los asesinos de Juan José Hernández no son asesinos de taxistas, sino de la sociedad".

Entre sus compañeros llegados de otros puntos de la Isla había consternación "porque a esto estamos expuestos todos. Sabemos que nosotros somos quienes tenemos que aplicar las medidas de seguridad en nuestros coches, pero para eso tenemos que tener mucha ayuda".

Las asociaciones de taxistas del Sur, que estuvieron todas representadas ampliamente en el acto que comenzó a las 13:50 horas de ayer, mantendrán encuentros próximamente para avanzar en esa línea, según el presidente del colectivo en Guía de Isora, Guillermo Amaya.