Cultura y Espectáculos

Tres generaciones de los Valdés brindan un recital histórico en Las Vistas

Bebo, Chucho y Leyanis actuaron por vez primera en un concierto conjunto a tres pianos, organizado por Son Latinos 2003, tras un encuentro con el periodista Fernando González en el que analizaron los orígenes y la trayectoria de esta legendaria familia de músicos cubanos.
EL DÍA, S/C de Tenerife
29/ago/03 20:23 PM
Edición impresa

"¿Cómo es posible que una isla tan pequeña tenga un auditorio tan grande?". Esa pregunta se la hizo el pasado miércoles el pianista cubano Bebo Valdés, que tuvo oportunidad de conocer las instalaciones del futuro Auditorio de Tenerife y se quedó asombrado: "si me lo dicen no me lo creo". Y, por supuesto, le gustaría venir a tocar en dicho centro musical.

Bebo, Chucho y Leyanis Valdés ofrecieron anoche un concierto histórico en la Playa de Las Vistas, en Los Cristianos, "Valdés a tres pianos". Horas antes, los músicos cubanos conversaron con el corresponsal musical en Miami del diario norteamericano "The Washington Post", Fernando González, y con autoridades, promotores del Son Latinos y el público en una de las salas del Centro Cultural de Los Cristianos.

Hubo muchos recuerdos. Los inicios ante el piano, otros músicos, cantantes legendarios y lugares como el Tropicana centraron buena parte del encuentro, donde los asistentes escucharon admirados una parte de la historia viva de la música cubana.

Y, cómo no, Bebo evocó la figura del compositor y pianista Ernesto Lecuona, de madre cubana y padre tinerfeño. El abuelo de la familia Valdés pidió perdón a su hijo y fue sincero al decir que Cuba no tendrá en mil años un pianista como Lecuona.

Señaló que tuvo el privilegio de tocar como pianista acompañante en su orquesta, que "era algo increíble verlo tocar" y que para interpretar temas al piano tenía "una mano izquierda como un cañón", con una seguridad pocas veces vista.

Chucho empezó a tocar con apenas tres años. Su padre lo descubrió cuando una vez, al olvidarse de unas partituras, volvió a su casa y lo halló sentado al piano. Sin que Bebo se diera cuenta, su hijo lo observaba cuando interpretaba y hacía arreglos. Así empezó la segunda generación de pianistas entre los Valdés. Desde que nació tuvo el instrumento en casa, una suerte que no tuvo el progenitor.

Y el ambiente también ayudó. A comienzos de los años cuarenta del siglo pasado, en el barrio de Santa Amalia residían numerosos músicos y cantantes, como la familia Barreto, integrantes de la orquesta femenina Doña Irene y muchos más.

Desarrollo de artistas

Por aquella época, la casa de Bebo era un centro de desarrollo de artistas de mucho talento. De hecho, una de las solistas para las que hizo arreglos fue la recordada Celia Cruz.

La nieta, Leyanis Valdés, también tuvo un piano en casa desde que nació y, con tres años, su padre la animó para que lo tocara contándole que era un juguete que sonaba muy bien. Chucho comentó, riéndose, que los primeros temas que aprendió son de Stevie Wonder.

El juguete se ha convertido en su herramienta de trabajo. Hoy está realizando el doctorado en una ciudad italiana, ha ganado casi todos los concursos en Cuba y otros certámenes internacionales. El próximo año prevé acabar su proceso de formación.

Aunque los estudios de Leyanis se han centrado en el arte clásico, su abuelo y su padre no paran de elogiarla. Coinciden en asegurar que los supera. En palabras de Bebo, "la niña es una señora pianista, aunque ahora le falta la enseñanza de la calle". Añadió que nunca pensó que su nieta llegara a la altura a la que el padre ha sabido llevarla.

Leyanis habla poco. Ayer reconoció que estaba emocionada y nerviosa, ya que iba a tocar por primera vez ante el público con su abuelo y su padre. Para Bebo, el encuentro supone un placer que no se paga con dinero y dio las gracias al pueblo de Tenerife.

Los tres músicos dispusieron en su concierto en la Playa de Las Vistas de tres pianos de gran cola. La empresa productora del Son Latinos y el Programa de Actividades Paralelas agradeció la colaboración prestada por los ayuntamientos de La Orotava y El Sauzal, así como por la Orquesta Sinfónica de Tenerife (OST), para que los tres cubanos pudieran tocar.

Proyecto Accine.com

Por otro lado, dentro de las actividades paralelas al festival, el centro cultural de Los Cristianos será sede hoy, a partir de las 12:00 horas, de la presentación del primer sistema europeo de vídeo a través de la demanda "on line", Accine.com, que comenzará a ofrecer sus servicios en septiembre. Esta iniciativa explota contenidos audiovisuales en redes digitales públicas y privadas a través de internet, mediante un sistema de vídeo bajo demanda.

 Premios y homenajes

El poeta Ángel González recibirá esta noche, a partir de las 20:00 horas, el Premio Son Latinos Canarias 2003 de la mano de los compositores e intérpretes Pedro Guerra y Joaquín Sabina. El homenaje se desarrollará en el Centro Cultural de Los Cristianos, en un acto en el que el poeta y el propio Sabina recitarán algunos de los versos del primero. Entre las obras del autor destacan "Sin esperanza con convencimiento" (1961), "Grado Elemental" (1962, Premio Antonio Machado), "Palabra sobre Palabra" (1965), "Tratado de Urbanismo" (1967), "Palabra sobre palabra" (poesía completa, 1968), y su última creación "Otoño y otras luces" (2001). Por su parte, Guerra interpretará canciones basadas en las letras de este reconocido autor, académico de la lengua y Príncipe de Asturias. Además, el escritor, periodista, filósofo, profesor de música y multidisciplinar Ramón Chao asistirá a esta entrega, cita ineludible de los intelectuales latinos. Posteriormente, se celebrará un acto de homenaje a Joaquín Sabina en el hotel Villa Cortés, concretamente a las 23:00 horas. Este es el quinto artista que recibe esta mención de Son Latinos Canarias, que pretende, como en anteriores ocasiones, reconocer la trayectoria musical de un músico destacado del mundo latino.