Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
Rescatan a un trabajador atrapado en una pala mecánica en Güímar leer

Mamparas de seguridad en las guaguas del servicio nocturno Santa Cruz-Laguna

Titsa ha adquirido nuevos vehículos que cuentan con un dispositivo de protección que garantiza la integridad de los chóferes. En la actualidad, la compañía incorpora un sistema de ayuda a la explotación, que permite al conductor pedir ayuda a la sala de control y al 1-1-2 pisando un botón.
EL DÍA, S/C de Tenerife
29/ago/03 19:29 PM
Edición impresa

La compañía de Transporte Interurbano de Tenerife, SA, ha ampliado su flota con la adquisición de nuevas guaguas que están dotadas de mamparas de protección, atendiendo de esta manera la demanda que trasladaran a la gerencia los trabajadores de la empresa.

Estas unidades se han destinado a cubrir los servicios nocturnos donde la inseguridad pudiera hacerse más patente, según informa Titsa. Este es el caso de las líneas que enlazan por la noche Santa Cruz y La Laguna, si bien otras operan en horario diurno en rutas como Ofra-Muelle.

En la actualidad, Titsa dispone de cuatro unidades que incorporan mamparas de protección. Dos de ellas están destinadas al servicio del área metropolitana (Santa Cruz-Laguna), y otras tantas operan en el interior de la capital tinerfeña, atendiendo los trayectos en donde los conductores han advertido mayor conflictividad.

Junto a este dispositivo de seguridad, la compañía trabaja en la actualidad en la incorporación del denominado Sistema de Ayuda a la Explotación (SAE). Se trata de un dispositivo que se coloca entre los pedales de la guagua y desde el que el chófer, una vez lo active, puede reclamar ayuda tanto a la sala de control habilitada en la sede central de Titsa, como al 1-1-2, a la que también está conectado este dipositivo.

La puesta en servicio del SAE pretende mejorar la seguridad, las comunicaciones y la información que ofrece la compañía a sus pasajeros. En la actualidad ya hay unidades que cuentan con este dispositivo de seguridad, conectado a la sala de control, el centro neurágilco de la gestión de datos.

Las fuentes consultadas precisan que, gracias a la puesta en servicio del SAE, cualquier incidencia que se registre durante el servicio puede ser atendida en tiempo real, en beneficio no sólo del conductor de la guagua, sino, además, de los propios pasajeros.

La inversión realizada por Titsa para atender la demanda de los trabajadores no se ha cuantificado fuera del presupuesto general para renovación de flota, ya que se trata de la adquisición de nuevos vehículos que incorporan el dispositivo de seguridad.