Actualidad

Mariano Rajoy, el elegido

El vicepresidente dejará el Gobierno para convertirse en secretario general del PP. Aznar se lo comunicó ayer en La Moncloa. Ambos pasarán el fin de semana en Toledo, preparando el relevo.
COLPISA, Madrid
31/ago/03 14:13 PM
Edición impresa

Aunque aún no es oficial, Mariano Rajoy será elegido el próximo martes candidato del PP a la Presidencia del Gobierno. La noticia fue difundida ayer al mediodía desde La Moncloa, inmediatamente después de que Aznar se la comunicara a los tres vicesecretarios y al secretario general del PP, en el almuerzo que compartieron para preparar los trámites del proceso que abrirá mañana el comité ejecutivo. Fuentes oficiales anunciaron que el vicepresidente y portavoz abandonará el Gobierno mañana, cuando será nombrado pro el comité ejecutivo secretario general del PP.

De todas las posibilidades que le ofrecía el abanico sucesorio, José María Aznar optó por la que garantiza al máximo la continuidad de su proyecto, su Gobierno y su equipo de dirigentes en el PP, la que representa su número dos en el Ejecutivo, el vicepresidente primero, Mariano Rajoy.

"Es mejor ser previsible", suele decir el presidente del PP y actúa en consecuencia cumpliendo sus compromisos con escrupuloso esmero. A la hora de elegir a quien le sustituirá en el partido y el Gobierno, si el PP gana las elecciones, ha demostrado también que prefiere apostar sobre seguro al confirmar a sus compañeros de partido que tenían razón cuando pensaban que el vicepresidente primero será el encargado de continuar su labor al frente de un proyecto político en el que le ha acompañado desde antes de llegar al poder.

Un todoterreno

Como vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy ha asumido los proyectos políticos de Aznar en todos los terrenos, ha ejecutado las decisiones del Ejecutivo en las muy variadas carteras que ocupó en los últimos años y, finalmente, las presentó y defendió ante la opinión pública desde la Portavocía. Su capacidad gestora está suficientemente demostrada, así como su fidelidad al presidente, con el que mantuvo una estrecha relación en los momentos más difíciles de esta legislatura durante las crisis del "Prestige" y la guerra de Irak.

"Qué mejor garantía de continuidad que elegir al número dos", señaló un portavoz de Aznar que ha sido testigo de los años de colaboración entre presidente y vicepresidente. Con esta decisión, Aznar no sólo envía un mensaje en clave de política nacional sino que transmite también a observadores del ámbito internacional de la política o la economía que todo seguirá igual si el PP vuelve a ganar las elecciones.

Si bien es cierto que Mariano Rajoy no tiene otro proyecto que el de Aznar, su talante personal y político es muy diferente del de su presidente. Es más, su estilo político no coincide con el de ninguno de los que han sido presidentes del Gobierno en España. Muchos dirigentes del PP creen que representa la opción más integradora y dialogante dentro de la organización y también la más útil de cara a futuros pactos políticos, ante un eventual resultado electoral que no otorgara al PP la mayoría absoluta.

El equipo que ha seguido a José María Aznar en su trayectoria desde que se presentó a las elecciones como candidato a La Moncloa por primera vez, en 1989, encaja perfectamente en el perfil del sucesor. Rajoy conoce a la perfección la organización porque fue vicesecretario de este área antes de que el PP ganara las elecciones en 1996. Como director de las campañas electorales que dieron el triunfo y la mayoría absoluta a Aznar demostró que sabe manejar los hilos del partido y la estrategia partidaria.

"Tenemos que ir hacia otro modelo de partido", explicó un alto dirigente del PP que está convencido de que la etapa de Rajoy será mucho más dialogante y menos vertical que la protagonizada por Aznar en los últimos años.

Cambios de carteras

Los primeros pasos hacia esa transformación en el seno del PP los dará el comité ejecutivo en su reunión de mañana al nombrar a Mariano Rajoy secretario general del partido. El dirigente popular dejará sus cargos en el Gobierno, lo que obligará a José María Aznar a acometer una nueva crisis en su Gabinete, que será la segunda de la legislatura. Con el nombre del sustituto de Josep Piqué al frente de la cartera de Ciencia y Tecnología el presidente del Gobierno llevará a la Zarzuela los nombramientos del nuevo vicepresidente primero y del ministro portavoz. En medios del PP, antes de que fuentes oficiales confirmasen esta noticia, ya daban por hecho el regreso de Jaime Mayor Oreja al Ejecutivo, al que muy bien podría incorporarse como vicepresidente en rango similar al otro vicesecretario del PP, Rodrigo Rato. Javier Arenas, que tendrá que dejar a Rajoy su puesto al frente de la secretaría general del partido, encaja perfectamente con el perfil del portavoz, cargo al que aspira desde hace tiempo.