Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La pensión media crece un 3,4% en Canarias en septiembre y se sitúa en 878,76 euros leer
EDITORIAL

Los efectos de la inmigraciónAsuntos para no olvidar


COMENZAMOS HOY
31/ago/03 19:32 PM
Edición impresa

con una gran noticia que nos alegra, la que nos ha proporcionado la apertura del túnel que acerca los dos municipios herreños: Valverde y Frontera.

El júbilo de los habitantes de la Isla del Meridiano lo compartimos todos los canarios, por el avance que supone y porque todos disfrutaremos de tan moderna infraestructura viaria. El Hierro, isla que hay que visitar, disfrutar y mimar, ha estado, está y estará siempre en nuestros pensamientos y corazones.

*** *** ***

NO PARECE que empiece con buen pie su gestión al frente de la Consejería de Empleo y Asuntos Sociales Águeda Montelongo González, porque en unas declaraciones efectuadas en los últimos días reitera las tesis -equivocadas, a nuestro entender- de su antecesor, el también majorero Marcial Morales. ¿Lo recuerdan? Queremos decir que no creemos que sea solución repartir a los menores inmigrantes por todas las Islas y... ¡ya está resuelto el problema!, como cuando don Marcial y don José Manuel se empeñaron en Tenerife I y, ¡hala!, que entre todo el mundo. Doña Águeda debe emplear su inteligencia y la influencia que se le supone en los ámbitos de su partido nacional y regional en buscar fórmulas prácticas, eficaces, para que los irregulares no lleguen al Archipiélago. En este "no lleguen" entran, entre otras medidas, la diplomacia y la vigilancia. Ya suenan voces de que por el camino que seguimos se nos puede confundir con un país subdesarrollado y peligroso, y esto hay que evitarlo, porque muchos potenciales visitantes nos verán con otros ojos y elegirán otros destinos más atractivos y... ¡adiós al turismo!, adiós a nuestra fuente de riqueza. Nos convertiríamos en un pórtico de pobreza, de miseria, de desesperación... sin medios. Los que estamos aún, nuestros hijos y nietos, sufriríamos las consecuencias.

No queremos ser pesimistas ni tremendistas, sino prevenir la realidad que puede presentarse. Y casi está a la vista. ¿O no?

Aquí nos parece acertado y conveniente reproducir las palabras de nuestro fundador. "Nuestro léxico es sobrio, conciso, descarado. No sabemos disfrazarlo con oropeles de palabrería para seducir a incautos lectores".

*** *** ***

NOS GUSTARÍA, francamente, leer, ver u oír que la oposición política en España ?también en el Archipiélago, por supuesto? no es como hasta ahora: destructiva, sino todo lo contrario, que construye, que propone, que apoya, felicita y, por supuesto, se opone a la mala gestión.

Un ejemplo de esto que decimos lo tenemos en las razonables apreciaciones del diputado del PSOE José Segura, comentadas por el presidente del Cabildo de Tenerife. O de Juan Carlos Alemán, secretario general del Partido Socialista Canario (PSC-PSOE), que felicita la "rectificación que a su juicio ha realizado el Gobierno de Canarias sobre el Pacto de Inmigración firmado por el Ejecutivo regional, Coalición Canaria, PSOE, sindicatos, confederaciones empresariales y otras organizaciones", y que calificó como "una buena noticia para la sociedad canaria". Algo es algo.

Qué frustración produce saber a diario que todo lo que realizan los equipos de gobierno es malo para la oposición. ¡Caray, algo bueno habrá también!, pero hay que decirlo alguna vez, no se opongan por sistema. El pueblo sabe oír, ver y leer, y juzgará debidamente.

Asuntos para no olvidar

* Sensatas las manifestaciones últimas del que fuera presidente del Gobierno de Canarias Lorenzo Olarte Cullen, que edad, experiencia e inteligencia tiene para pensar y saber lo que dice. Se equivocó tremendamente en su propuesta de catapultar a Román Rodríguez a la Presidencia del Ejecutivo, hecho que fue un descrédito político para la Comunidad Autónoma y que supuso un constante barrer hacia su Isla, antes y después del cargo. Ahora ha dicho algo muy acertado: "El Estatuto de Autonomía no ha logrado el equilibrio interinsular ni la unidad regional". Y que "hay que fortalecer el papel de los Cabildos insulares". De acuerdo, rotundamente. Claro que sí, pero ni una cosa ni la otra se han logrado hasta ahora por el egoísmo de los dirigentes de su isla gcanaria, por las rapiñas, los despojos y agravios a Tenerife. Por "tragarse" los dineros de todas las Islas. Repetimos, juiciosas estas ideas de Olarte.

No entramos en lo que dijo sobre el número de Consejerías ni en lo de la reforma del Estatuto de Autonomía. Insistimos en que es preciso gobernar con equidad para las Siete Islas . Siete Islas, repetimos, no una ni dos. Que se haga un repaso de lo que se quitó a Tenerife y se llevó a Las Palmas y que se corrija y se devuelva. Y que se dé a las demás Islas lo que merecen y precisan.

Conviene legislar para fortalecer a los Cabildos (recuérdese que cuando se gestaban las Comunidades Autónomas ya éstos se citaban como ejemplo de autogobierno) y ayuntamientos, y gobernar aplicando un fortísimo equilibrio ?no nos cansaremos de decirlo? y sin olvidar que no todo ha de ser para Las Palmas y sus familias políticas. Si se gobierna con equidad, dando a cada uno lo suyo, es decir, con justicia, e impidiendo las apetencias de G. Canaria, llegará la unidad. Mientras no sea así, Canarias se hundirá "sobre un mismo mar" que nos rodea y acaricia con sus olas.

* Otras dos cuestiones para no olvidar: los puertos de Tenerife. Hay que ampliar y aprovechar la zona de expansión del de Santa Cruz y, respetando rabiosamente el medio ambiente, el Industrial de Granadilla, y si éste no se debe hacer, no se hace ahí y se busca otro emplazamiento mejor. Tenerife lo necesita imperiosamente, como necesita también con mucha urgencia la segunda pista del Aeropuerto Reina Sofía.

Señor presidente del Cabildo, desconfíe de las influencias políticas. Hágales frente, actúe con fuerza y exigencia, que el pueblo le ha autorizado ampliamente, porque los de allá empujan demasiado y están empeñados en ser los primeros y únicos. Lo demuestran todos los días.

** ** **

* Y otra frase de nuestro fundador complementaria: "Con sinceridad podemos conducir a todas partes nuestro modesto bagaje de ilusiones y esperanzas; con elocuencia nos expondríamos a la rechifla pública".

Puede que en algún momento de nuestras reflexiones nos equivoquemos, pero siempre procuramos no hacerlo gravemente, ni utilizamos el rencor, bueno fuera, sino nuestro anhelo de justicia.

EDITORIAL