Jornada Deportiva

Equilibrado


JORNADA, S/C de Tenerife
4/sep/03 11:55 AM
Edición impresa

Las incorporaciones a última hora de Martín Posse, Rogerinho y Barata compensan en cierto modo todas las líneas del Tenerife, según el modelo observado en los entrenamientos.

En defensa, la vuelta del lesionado Ismael potencia aún más la línea aparentemente más sólida del conjunto. Amaral puede jugar con la polivalencia de Roberto Carlos y Edu Moya, capaces de actuar atrás o en posiciones más adelantadas. Del mismo modo, Iker Garai puede ser ubicado como central por la derecha y de mediocentro, como sucedió en la primera jornada frente al Alavés y como puede ocurrir de nuevo en Algeciras.

Mientras Corona y Djukic no fallen, la necesidad de retrasar a Roberto Carlos no se hará patente, aunque llegado el caso aparecerá la figura de Rogerinho, jugador de banda izquierda que, en todo caso, sufriría más en el retroceso que en el avance.

En esa zona media, el técnico está apostando por dos mediocentros que compensan creación y destrucción (Jesús-Garai, Jesús-Andrade), pero también puede dar entrada en ese lugar a Antonio Hidalgo o al tinerfeño Vitolo. El abanico se abre para enriquecer al conjunto desde el eje, facilitando otras combinaciones.

La escasez de profesionales especializados en el recorrido de la banda provoca algunas reconversiones. Es el caso de Cristo Marrero, un delantero centro venido a la derecha, o de Willy, quien prueba igualmente en un lado o por delante, más cerca de la portería.

Martín Posse colma la gran aspiración de encontrar un mediapunta nato, de tal manera que facilita la posibilidad de jugar con dos delanteros y poder mover en esa línea ofensiva al joven Airam, un "descubrimiento" capaz de estar en todos lados. Con Posse también se facilita el teórico retroceso de Antonio Hidalgo, que por "necesidades del guión" se pasó toda la pretemporada jugando de nexo con los delanteros. De hecho, el catalán inició la Liga en ese puesto y puede que continúe en él.

Finalmente, el plantel se equilibra a base se refuerzos, de reconversiones e incluso de cierta dosis de imaginación.