Canarias
LO ÚLTIMO:
Un hombre apuñala mortalmente a su expareja en una tienda de Palma leer

Mauricio achaca a la inmigración interior y europea el aumento del gasto sanitario

El Gobierno de Canarias reclama al Ejecutivo central un aumento de 150 millones de euros en la partida de los Presupuestos Generales del Estado para el Archipiélago con el fin de cubrir las necesidades en materia de sanidad e infraestructuras. Economía espera cerrar las negociaciones el 18 de septiembre.
BEATRIZ MARTÍN, Madrid
5/sep/03 16:36 PM
Edición impresa

El Gobierno canario reclama al Ejecutivo central que en los Presupuestos Generales del Estado para el año 2004 se incluya una partida para Canarias de en torno a 150 millones de euros para cubrir las necesidades de la Comunidad en materia de sanidad e infraestructuras. El motivo de la reclamación ha sido argumentado en el crecimiento de la población a causa de la llegada de peninsulares y europeos en el caso del coste sanitario, y en el estancamiento de la inversión en obras por parte del Estado.

El consejero de Economía y Hacienda, José Carlos Mauricio, informó en rueda de prensa de la reunión que mantuvo anteayer con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y ayer con los secretarios de Estado de Presupuestos, Ricardo Martínez Rico, y de Hacienda, Estanislao Rodríguez-Ponga.

Mauricio señaló que la cantidad solicitada por su Gobierno es "importante" y reconoció que "de entrada" la posición del Ejecutivo central es "reticente", si bien se mostró esperanzado en llegar a un acuerdo antes del 18 de septiembre como condición para que CC apoye los Presupuestos del Estado.

Insistió en que se trata de una "exigencia cualitativamente superior" a la de años anteriores por parte de Gobierno canario, que justificó en el incremento del coste sanitario y en la reducción de las inversiones estatales en infraestructuras.

El consejero destacó el crecimiento de la población protegida en Canarias como consecuencia de la inmigración proveniente del resto de España y de países de la Unión Europea, lo que ha supuesto un incremento "altísimo" del coste sanitario, y valoró en unos 60 o 70 millones de euros la aportación del Estado para sufragar las necesidades en esta materia.

Además, señaló que desde 2001 las inversiones estatales en Canarias en infraestructuras se han estancado, por lo que esta comunidad ha perdido en términos relativos un diferencial con respecto al resto de España, lo que, dijo, "está creando problemas y queremos ajustar las cifras".

Para paliar este déficit, Mauricio pidió que en los Presupuestos Generales del Estado se incluyan unos 50 millones de euros, una cantidad que, según reconoció, el Gobierno considera que debe ser inferior al igual que en el caso de la sanidad.

Transporte alternativo

Respecto a la puesta en marcha de los trenes en el Archipiélago, el consejero contestó que el Ministerio de Fomento se resiste a abordar esta cuestión, pero que al Ejecutivo canario le gustaría que el Ministerio de Hacienda financiase en gran parte el proyecto, para después dialogar con el titular de Fomento, Alvarez Cascos.

El Gobierno canario reclama una inversión de 200 millones de euros para ambas provincias del Archipiélago, para poder afrontar la puesta en marcha de las obras dirigidas a instalar vías rápidas de trenes que comuniquen las áreas metropolitanas con las zonas más pobladas de las islas capitalinas.

RIC indefinida

El modelo económico canario dentro del marco europeo fue la segunda cuestión tratada con el secretario de Estado de Hacienda, de especial preocupación para el consejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Canarias, José Carlos Mauricio. Éste precisó que son precisos reajustes, puesto que instrumentos potentes como la Reserva de Inversiones de Canarias (RIC), mantienen un acumulado que no se está invirtiendo por falta de oportunidades, y esto puede crear problemas fiscales desde el punto de vista de las actas de la Agencia Tributaria. Mauricio anunció que. a este respecto, su departamento comenzara a trabajar en octubre con el fin de dotar a la RIC de un carácter indefinido. La solución pasaría porque el Archipiélago pierda una pequeña ventaja fiscal, que sería la del impuesto de sociedades, a cambio de una eliminación de las "rigideces" en las inversiones internas. Asimismo, mantiene como necesaria la inversión en la rehabilitación de la industria turística en el Archipiélago y en otras actividades como las nuevas tecnologías. Como elemento novedoso, el consejero de Economía y Hacienda anunció la posibilidad de invertir en la franja costera de África, al considerar que "el espacio económico de Canarias no finaliza en las Islas sino que se extendería a Madeira, Cabo Verde, Marruecos, Mauritania y Senegal".