Nacional

Zapatero ofrece a Rajoy el diálogo para romper con la ?crispación? de Aznar

El líder del PSOE pretende demostrar que el sucesor de José María Aznar es heredero también del talante "insoportable" del presidente del Gobierno. Presenta a los socialistas como el "cambio firme" frente al continuismo sin complejos del nuevo secretario general de los populares.
COLPISA, Madrid
6/sep/03 19:42 PM
Edición impresa

José Luis Rodríguez Zapatero reclamó ayer a Mariano Rajoy serenar el debate político con la celebración de una cumbre entre el PP y el PSOE para acabar con la "crispación y la anomalía democrática" que, a su juicio, ha presidido la era de José María Aznar. Con esta maniobra, que el PP rechazó poco después, los socialistas pretendían demostrar que el sucesor popular representa el mismo talante "intolerable" del presidente del Gobierno y su desprecio a los valores democráticos.

El secretario general del PSOE trataba de comprobar si su rival en las elecciones generales tiene un nuevo estilo. Pero lo hizo con una oferta imposible de aceptar para Rajoy, porque hacerlo habría supuesto enmendar la plana a las políticas de Aznar que el nuevo líder del PP ya ha dicho que continuará "sin complejos". Con este pacto, Rodríguez Zapatero le pedía excluir del debate partidista el uso de España, su unidad y la bandera, restablecer el normal funcionamiento de las instituciones democráticas con el cese del fiscal general del Estado, acordar el "fin de la escandalosa manipulación" de los medios públicos de información y la comparecencia de Aznar en el Congreso para rendir cuentas por cuestiones como la posguerra en Irak. Por último, le ofrece recuperar el consenso en política exterior si rectifica la política que ha desempeñado el Gobierno desde que comenzó la crisis de Irak.

Con esta iniciativa, el jefe de la oposición retó a Rajoy a "demostrar que manda" en su partido y que es un líder "tolerante", capaz de terminar con los "usos y con los métodos de Aznar". La respuesta negativa del PP no tardó en llegar por boca de la "número tres" del partido Ana Mato. Manuel Chaves, presidente del PSOE, consideró un gesto "intolerable" que, sin haber recibido todavía la carta de Rodríguez Zapatero, el PP rechazara su oferta. Para el dirigente andaluz, se trató de una "falta de cortesía que refleja el poco talante democrático" del sucesor.

Antes incluso de hacer este brindis al sol, el líder del PSOE había acusado a Rajoy de ofrecer la continuidad de las políticas de Aznar y le hizo "corresponsable" de la gestión de su gabinete. Hizo un repaso por el currículum de su rival por los ministerios. En Administraciones Públicas, dijo, congeló los sueldos de los funcionarios; en Educación reformó la selectividad; en Interior no respondió al incremento de la inseguridad; en la Presidencia consideró una "nimiedad" la mayor catástrofe ecológica de España y avaló la política del Gobierno en la guerra de Irak.

Desprecio del PP

El Gobierno y el PP despreciaron la oferta del secretario general del PSOE de celebrar una reunión para superar la crispación generada por José María Aznar y "normalizar" la vida política. El portavoz gubernamental sugirió a Zapatero que "primero" debe "normalizar su propia situación" dentro de su partido. La coordinadora de Organización de los populares, Ana Mato, también recomendó al jefe de la oposición que antes que nada empiece por arreglar su casa que "vive un caos tremendo". La invitación de Zapatero para aquietar la aguas de la política nacional cayó en saco roto. El nuevo portavoz del Gobierno, Eduardo Zaplana, consideró que el líder socialista con su iniciativa pretende "acallar y tapar" la situación que vive su partido y las disputas internas que han surgido en los últimos meses. El ministro no se tomó en serio la invitación porque plantea "varias cumbres" a la vez; una con el candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, y otra con el secretario general del partido gubernamental, que también es Rajoy, "para no se qué". Zaplana indicó que lo prioritario es que el jefe de la oposición calme las disensiones en el PSOE.