Sucesos
LO ÚLTIMO:
Tres muertos en una reyerta entre dos familias en Cáseda (Navarra) leer

Ten-Bel vuelve a sufrir robos después de abrir sus muros

Ayer se produjeron tres sustracciones dentro del complejo turístico, entre ellos el de una hormigonera. Los administradores de la urbanización esperan que esta situación ""se solucione con buena voluntad por todas las partes"".
EL DÍA, S/C de Tenerife
6/sep/03 10:17 AM
Edición impresa

Los residentes de Ten-Bel, en el municipio de Arona, en el sur de Tenerife, volvieron ayer a sufrir las consecuencias de la inseguridad que hay en la zona.

Después de que el pasado lunes se abrieran los tres accesos públicos al complejo, en el día de ayer se produjeron al menos tres robos, entre los que se incluye la sustracción de una hormigonera.

Al parecer, para distraer al personal de seguridad de la urbanización, los ladrones encendieron un fuego en los alrededores y dieron la voz de alarma. Los vigilantes privados, alertados por la falsa llamada, acudieron al lugar para ver qué ocurría y, en ese momento, los delincuentes aprovecharon para llevarse la hormigonera.

Los otros dos hurtos los sufrieron dos mujeres. Una de ellas se encontraba en la piscina cuando los ladrones, aprovechando un descuido, se llevaron sus pertenencias. A la otra víctima le robaron el bolso en el instante en que lo soltó para abrir la puerta de su apartamento.

Ante estos sucesos, los administradores de este complejo turístico del sur de Tenerife afirmaron a este periódico que ya se han puesto en contacto con las autoridades locales para ""tratar de solucionar el problema poniendo buena voluntad por parte de todos"". Sin embargo, no quisieron hacer más declaraciones al respecto.

La dirección del complejo decidió hace varios meses vallar el recinto debido a los problemas de inseguridad que sufrían sus moradores. Sin embargo, el Ayuntamiento de Arona, al entender que se estaba impidiendo el disfrute general de unas instalaciones públicas ubicadas en el interior del mismo, impuso a la empresa una sanción de 120.202 euros por haber construido un muro ilegal. Asimismo, la administración municipal le dio un plazo, que expiraba el pasado lunes, para reabrir los tres accesos de la urbanización. Ante esto, los gestores de la misma decidieron acatar voluntariamente el plazo impuesto por el consistorio y reabrir el recinto.