Vivir

Indignación por las graves acusaciones de un periódico británico al HUC

El "Daily Telegraph" aseguró, en una información publicada ayer, que profesionales del Hospital Universitario de Canarias extrajeron los órganos de una niña de dos años fallecida sin permiso de sus padres. El consentimiento de los progenitores se encuentra en poder de la coordinación de trasplantes.
EL DÍA, S/C de Tenerife
6/sep/03 19:43 PM
Edición impresa

El Ministerio de Sanidad, la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias y la Unidad Coordinadora de Trasplantes del Hospital Universitario de Canarias (HUC) salieron ayer al paso de las graves acusaciones publicadas por el periódico británico "Daily Telegraph" acerca de un caso de presunta extracción irregular de órganos en el HUC.

El rotativo aseguró, citando fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido, que profesionales del centro sanitario operaron y extrajeron el pasado 4 de abril diversos órganos de una niña de dos años que falleció en el hospital, a pesar de que sólo existía autorización de los progenitores para la donación del hígado y de los riñones.

Según el "Daily Telegraph", este hecho fue detectado cuando fue realizada una segunda autopsia en Gran Bretaña.

Las puertas, abiertas

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias desmintió categóricamente, en un comunicado difundido ayer, la versión del periódico británico, manifestando su "más enérgica repulsa y rechazo a tal información".

Este departamento, además, puso a disposición "de la opinión pública insular, nacional e internacional" los hospitales públicos canarios "a cualquier persona que pueda atisbar la más mínima duda en cuanto a la honestidad y legalidad de todos y cada uno de los servicios que la red pública oferta".

Según la versión de este departamento autonómico, se extrajeron el hígado y los riñones a la niña después de que sus padres firmaran la autorización correspondiente, y éstos fueron enviados a la Península, al no existir receptores idóneos en el Archipiélago.

En el informe se asegura que no se efectuó ninguna extracción más porque no había en esos momentos receptores adecuados a las características de los demás órganos.

Posteriormente, y a petición de la familia de la niña, se realizó una primera autopsia clínica, después de que ésta fuera autorizada por su madre.