La Laguna

Del dicho al hecho

La Laguna pondrá en marcha en unas semanas un registro de parejas de hecho, abierto tanto a heterosexuales como a homosexuales, que conllevará diferentes ventajas administrativas.
A. REVERÓN, La Laguna
7/sep/03 14:29 PM
Edición impresa

Tal y como ha sucedido en localidades como Los Realejos, Guía de Isora o Santa Cruz, las parejas de La Laguna que hayan optado por convivir sin contraer vínculos matrimoniales podrán obtener los mismos derechos administrativos que los que tienen reconocidos en el ámbito municipal las uniones de derecho. Para ello sólo tendrán que esperar a que prospere el proyecto de normas reguladoras del Registro Municipal de Uniones de Hecho, que el consistorio lagunero está a punto de aprobar.

Después de varios años en los que la iniciativa ha figurado en la carpeta de deberes de la corporación, su materialización se adivina inminente. El objetivo de las autoridades locales es llevarla al próximo pleno. Posteriormente se abrirá un periodo de alegaciones de 30 días y, transcurrido dicho plazo, se publicará en el Boletín Oficial de la Provincia, el paso definitivo.

En el futuro registro se podrán inscribir todas las parejas, sean o no del mismo sexo, que por consentimiento hayan formado una unión de convivencia no matrimonial, con el requisito de que al menos uno de los miembros debe estar empadronado en el municipio, sin que tenga que ver para ello el tiempo que lleve como ciudadano lagunero. Tampoco será necesario que la pareja haya convivido durante un período de tiempo determinado, un requisito que podría convertirse en un notable inconveniente y que finalmente se ha obviado.

Son muchos los motivos por los que buena parte de las parejas optan por formalizar su relación mediante los registros de uniones de hecho. Entre ellos se encuentra tanto el reconocimiento oficial de sus sentimientos como el aspecto estrictamente jurídico. No obstante, mediante esta fórmula los derechos que obtienen sólo tienen carácter administrativo, es decir, los que el ayuntamiento reconozca para las uniones matrimoniales.

A pesar de ello, no son pocas las ventajas que conllevará el registro lagunero, toda vez que estas parejas contarán con la posibilidad de solicitar subvenciones y ayudas sociales, además de poder acogerse a las listas de espera para conseguir una vivienda municipal, además de otra serie de facilidades.

La clave, el consentimiento

Según los responsables de la puesta en marcha de este proyecto, ""la clave de esta normativa es la voluntad y el consentimiento de las dos personas implicadas para inscribirse y dar el paso para que un registro público reconozca su situación, por lo que colocar obstáculos de tiempo no aporta nada positivo para nadie"".

Pero también existen algunos requisitos que resulta obligatorio cumplir. Por ejemplo, no podrán inscribirse como parejas de hecho los menores de edad no emancipados, las personas que sean parientes entre sí, las declaradas como incapaces, las afectadas por deficiencias o anomalías psíquicas, las sujetas a un vínculo matrimonial no disuelto o las que figuren inscritas en otro registro de uniones de hecho.

El registro se materializará en un libro general en el que se practicarán las inscripciones, aunque la intimidad personal y familiar estará garantizada, toda vez que los contenidos no se harán públicos en ningún momento. Las autoridades laguneras han subrayado el hecho de que los vecinos hayan mostrado año tras año un mayor interés por esta iniciativa.