Tenerife
ANÁLISIS DEL PADRÓN MUNICIPAL (29) TEGUESTE

TEGUESTE, abrazado por La Laguna

Es otro de los municipios de la Isla que carece de litoral y cuya dinámica demográfica está vinculada a su cercanía al área metropolitana, causa por la que se ha convertido en una zona residencial.
S. LOJENDIO, S/C de Tenerife
7/sep/03 12:20 PM
Edición impresa

El municipio de Tegueste se encuentra enclavado en el valle que da nombre a la comarca, un lugar que además de contar con un importante pasado prehispánico ha sido, tradicionalmente, zona de abundantes pastos, aguas y bosques. Tal es así que, finalizada la conquista, el Adelantado repartió gran número de datas en el lugar.

En 1583 se salvó milagrosamente de la epidemia de las landres que azotó a la Isla y desde entonces, año tras año, el pueblo teguestero repite la solemne promesa de agradecimiento a la Virgen de los Remedios por haberles librado de tan terrible plaga. No en vano, en 1583 la Real Audiencia celebró allí dos sesiones.

Desde el siglo XVII y hasta principios del XIX, que es cuando consigue la independencia municipal, existen pocas referencias de Tegueste, que abrazado por La Laguna es otro de los municpios tinerfeños que carece de costa.

Una de las más sobresaliente figuras es el Prebendado Pacheco, un párroco que además de impulsar la alfabetización de los vecinos, a mediados del siglo XIX logró a construcción del edificio del ayuntamiento, el cementerio y también la casa mortuoria.

Hasta bien entrado el siglo XX, el municipio subsistió gracias a la agricultura y la ganadería, con periodos críticos que condujeron a la emigración y a la dispersión de la propiedad de la tierra entre pequeños propietarios, arrendatarios y medianeros de los terratenientes absentistas.

Un clima caracterizado por la suavidad y una humedad relativamente alta, explican su aprovechamiento agrario y el uso como espacio urbanizable, de carácter residencial, que se ha impuesto en amplios espacios de este término.

Los vecinos se han asentado, sobre todo, en los dos valles principales: Tegueste y El Socorro.

El primero de ellos, situado en el margen izquierdo del barranco de Aguas de Dios, concentra a las dos tercerras partes de la población, repartidas entre Tegueste casco, Las Canteras, Pedro Álvarez, El Palomar y El Gomero.

En el valle de El Socorro el poblamiento es más disperso, y entre las zonas de mayor concentración humana destacan El Portezuelo, El Socorro y San Luis.

Lo cierto es que la dinámica demográfica de Tegueste está íntimamente vinculada a su cercanía con el área metropolitana, un hecho que lo ha convertido en un apéndice residencial producto de la expansión capitalina.

Los datos de 2001 reflejaban cómo un 43 por ciento de los vecinos eran originales de otros municipios y las variaciones residenciales de ese año apuntan a La Laguna y Santa Cruz como focos de procedencia de estos flujos.

Entre los grupos de inmigrantes destaca la comunidad venezolana, corriente de retorno, y alemanes.

El Plan General contempla tres tipos de suelos (urbanos, urbanizables y rústicos), además del número de alturas de las edificaciones, el tamaño de los inmuebles, la edfificabilidad y retranqueo, entre otras cuestiones.

ANÁLISIS DEL PADRÓN MUNICIPAL (29) TEGUESTE