Tenerife

El Príncipe Felipe representará a la Casa Real en la inauguración del Auditorio

El heredero de la Corona española podría asistir al acto del próximo 26 de septiembre en compañía de Su Majestad la Reina Sofía de Grecia. El hecho es que una de las obras que se van a interpretar, la llamada "Fanfarria Real", cuyo autor es Penderecki, está dedicada a la soberana y su audición supone un estreno.
EL DÍA, S/C de Tenerife
10/sep/03 12:20 PM
Edición impresa

Su Alteza Real Don Felipe de Borbón y Grecia es la persona designada oficialmente por la Casa Real para representar a la monarquía en el solemne acto de inauguración del Auditorio de Tenerife, en el evento que se celebrará el próximo día 26 de septiembre.

Así lo confirmaron ayer a EL DÍA fuentes del Cabildo de Tenerife, quienes afirman haber recibido ya de manera formal el comunicado, al tiempo que no se aventuraban a asegurar si el Príncipe Felipe podría estar acompañado ese día por otro miembro de la Casa Real.

Lo cierto es que aún no se descarta la posibilidad de que Su Majestad la Reina Sofía pueda estar junto al heredero de la Corona española en la puesta de largo del emblemático edificio diseñado por Santiago Calatrava.

El hecho es que una de las obras que se van a interpretar en la jornada inaugural, "Fanfarria Real", de la que es autor Penderecki, está dedicada a la soberana y la audición del 26 de septiembre supone su estreno. Conociendo las aficiones musicales de la Reina es muy probable que finalmente se incline por asistir al acto, si bien esta noticia no se ha confirmado oficialmente.

El programa de ese día, con la Orquesta Sinfónica de Tenerife (OST) estrenando el escenario del Auditorio bajo la batuta de su director, Víctor Pablo Pérez, se completará con el "Concierto para piano nº 5 Emperador", de Ludwig van Beethoven, y cerrará el "Te deum" de Brückner, una pieza en la que la OST estará acompañada en la parte coral por el prestigioso Orfeón Donostiarra.

La expectación que ha generado la próxima inauguración del Auditorio de Tenerife va a concentrar en la Isla a un gran número de personalidades, que cubrirán el aforo del singular edificio.