Tenerife Sur

Una protesta impide la entrada a clase a alumnos del casco de Santiago del Teide

Los padres critican que la Consejería de Educación ha reducido a dos el número de profesores y un único docente deberá atender a los 19 escolares de todos los niveles de primaria.
EL DÍA, Santiago del Teide
11/sep/03 19:42 PM
Edición impresa

Un grupo de padres y madres de alumnos de la escuela unitaria del casco de Santiago del Teide impidieron ayer el acceso de sus hijos a las aulas. La razón es que la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias ha asignado para este curso sólo dos profesores, uno menos que el pasado. Por ese motivo, un único docente deberá ocuparse de los 19 menores que cursan de primero a sexto de enseñanza primaria, ya que el otro estará dedicado a los 14 de educación infantil.

El origen de esta situación es la reducción del número de escolares. Según la portavoz de los padres, desde el ejecutivo autónomo les han dicho que hacen falta cuatro alumnos más para lograr un tercer maestro.

Esta misma fuente precisó que, previamente, existía un compromiso verbal entre los padres y responsables de la Consejería para no cerrar una de las unidades.

Calidad

Los vecinos que protestaron ayer ante las puertas de la escuela consideran que la medida adoptada por la Dirección Territorial de Educación no fomenta la calidad en la enseñanza de sus hijos.

Entre otras cosas, recuerdan que niños de muy diversas edades van a tener que compartir un aula muy pequeña y que, además, no reúne las condiciones necesarias para acoger un grupo de estas características. Recuerdan que dichas unidades fueron construidas antes de la llegada de la democracia.

También advierten de que, entre los 19 niños de primaria, hay 3 que necesitan clases de apoyo, según los informes existentes.

Una situación similar viven los padres del colegio de Arguayo, donde también se ha reducido en uno el número de docentes. En este caso, se trata de 21 menores, entre los cuales hay uno con una minusvalía.

Preocupación

El alcalde, Juan Gorrín, recibió ayer las quejas del colectivo, a pesar de que el ayuntamiento no tiene competencias en esta materia.

El regidor manifestó a este periódico su preocupación por la situación. Está de acuerdo con los manifestantes, ya que estima que son muchos niños y de muy diversas edades. Desde su punto de vista, la decisión del departamento del Gobierno canario va en detrimento de la calidad de la enseñanza.

Hasta ayer, los padres y la corporación municipal han intentado alcanzar una solución satisfactoria a través de la negociación.

De hecho, en días pasados tuvo lugar una reunión en la Consejería de Educación para tratar el asunto a la que también asistió el alcalde.

Sin embargo, las reivindicaciones no han logrado de momento su objetivo. Fuentes autorizadas de la Dirección Territorial de Educación informaron de que durante el resto del curso seguirá habiendo dos profesores en la unitaria del casco, por lo que los padres deberán reconocer el descenso de escolares y conformarse con el número docentes asignados.