Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Madrid sin Cristiano también intimida leer

El día que tembló Occidente

Nueva York conmemora hoy el segundo aniversario de un atentado terrorista sin precedentes en el mundo, en el que perdieron la vida cerca de 3.000 personas sepultadas bajo las Torres Gemelas.
EFE, Nueva York
11/sep/03 14:13 PM
Edición impresa

Estados Unidos conmemora hoy el segundo aniversario de los ataques del 11 de septiembre con mayor tranquilidad que el año pasado y con marcado carácter de homenaje a las víctimas.

La sobriedad es la nota dominante de los actos, especialmente en Nueva York, donde las actividades estarán centradas en el recuerdo de las cerca de 3.000 personas que perdieron la vida hace dos años.

Los actos de la ciudad de los rascacielos contarán con la presencia del vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, mientras que el presidente George Bush asistirá a primera hora de la mañana a una misa.

A las 12:46 horas GMT, momento en el que tuvo lugar el choque del primer avión contra la torre Norte del World Trade Center en 2001, Bush se unirá al personal de la Casa Blanca para guardar un minuto de silencio, en un gesto que será seguido en todo el país.

El secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, participará en una ceremonia de colocación de ofrendas florales en el Cementerio Nacional de Arlington, a las afueras de Washington.

Alerta máxima

Entre tanto, la secretaria de Interior, Gale Norton, asistirá a la ceremonia religiosa organizada en Shanksville (Pensilvania), en memoria de las personas que fallecieron en dicho estado al estrellarse en un escampado uno de los aviones secuestrados.

Sin embargo, los actos principales tendrán lugar en Nueva York, donde en los últimos meses se han vivido situaciones de alerta máxi-ma que hacen perdurar la sensación de haberse convertido en un objetivo terrorista.

Al igual que en el primer aniversario, las autoridades políticas no pronunciarán discursos oficiales, en un intento de no acaparar un protagonismo que corresponde a los damnificados y a las víctimas.

Nueva York será nuevamente escenario de una ceremonia emotiva en la que se dará lectura a los nombres de quienes perdieron su vida en los ataques.

Por otro lado, el alcalde neoyorkino, Michael Bloomberg, pidió al vicepresidente del país, Dick Cheney, que no asista al acto, ya que las medidas de seguridad podrían ser un "inconveniente para los familiares de las víctimas". Añadió que había pedido al vicepresidente que "atienda la ceremonia que se realizará en memoria de los empleados de la Autoridad de Puertos".