Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Gobierno aprueba la puesta en marcha de la prescripción enfermera leer

Aznar y Chirac discrepan de forma abierta sobre el futuro de Europa

Ambos mandatarios, aunque aseguraron compartir idénticos objetivos, no estuvieron de acuerdo ni sobre la situación en Irak. "Hoy, Francia está lejos de participar militarmente" en suelo iraquí, aseguró el presidente galo.
COLPISA, Toledo
12/sep/03 19:53 PM
Edición impresa

José María Aznar y Jacques Chirac se reunieron durante dos horas y media en la finca que el Estado tiene en la localidad toledana de Quintos de Mora para aproximar sus posiciones en materia de política internacional, el conflicto de Irak y la construcción europea. Pero apenas hubo avances, a juzgar por las múltiples discrepancias que ambos mostraron sobre todos los asuntos al término del encuentro, cuando comparecieron ante los medios de comunicación.

Aunque aseguraron compartir los mismos objetivos y que sus discrepancias se limitaban a los matices, lo cierto es que no están de acuerdo sobre la situación en Irak, las reformas institucionales en la UE, la aplicación del pacto de estabilidad o la declaración de los orígenes cristianos de Europa en la nueva Constitución. En la rueda de prensa que compartieron sólo mostraron identidad de criterios en el análisis sobre la situación de Oriente Medio y la repulsa a todo tipo de terrorismo.

El presidente francés fue tajante y explícito cuando aseguró que Francia "hoy está lejos" de participar militarmente en Irak, si bien mostró una abierta disposición a buscar un acuerdo para la aprobación de una nueva resolución de la ONU sobre la propuesta que prepara EEUU, pero que todavía no conocen las autoridades francesas. Chirac explicó, además, los ejes fundamentales sobre los que Francia estaría dispuesta a apoyar un acuerdo unánime de la ONU y prestaría su colaboración en el conflicto. "Un enfoque exclusivamente de seguridad no desembocará en una solución -dijo-, al revés, sólo puede alentar la resistencia contra el ocupante", añadió en clara discrepancia con la interpretación que de la situación hace el presidente español. Aznar ya había rechazado el miércoles esta visión del conflicto al negar en el Congreso que la violencia desatada en Irak obedezca a los movimientos de resistencia. "Es un fenómeno histórico conocido", insistió el presidente francés, "que empieza a producirse en Irak". Para Francia, sólo sería aceptable una solución que suponga "un enfoque político y no de seguridad militar para el traspaso, lo más rápidamente posible, de la responsabilidad política y la gestión gubernamental al pueblo iraquí".