Nacional
LO ÚLTIMO:
Rodríguez Ponga y Del Rey, primeros encarcelados por las tarjetas 'black' leer
CATALUÑA

Pujol se despide en una "Diada" con sabor preelectoral


COLPISA, Barcelona
12/sep/03 19:53 PM
Edición impresa

El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, presidió ayer su última "Diada", día grande de Cataluña celebrado en un clima preelectoral, origen último del reparto de aplausos y abucheos que los asistentes a la tradicional ofrenda floral ante el monumento de Rafael Casanova, que fue conseller en cap de Barcelona en 1714, dedicaron a las distintas fuerzas políticas.

Como era previsible, Pujol, que no se presenta a las elecciones, fue el inevitable protagonista de esta festividad: alrededor de 1.500 personas le agasajaron en la habitual recepción que cada año ofrece el Parlamento autonómico con motivo del Día Nacional de Cataluña. Con las ausencias de Pasqual Maragall -de viaje en Chile- y de Joan Saura (ICV), que llegó con cierto retraso, la mayoría de los presentes desearon al presidente suerte para el futuro.

Desde primera hora de la mañana, las diferentes fuerzas políticas pasaron ante el monumento de Rafael Casanova. La comitiva de CiU, encabezada por Pujol y Mas, fue acogida con división de opiniones. Las pitadas de algunos fueron contestadas con gritos de "gracias president". Pujol mostró un tono más sentido que en las 23 ocasiones anteriores para pedir a los catalanes que quieran al país. "Los países no avanzan, ni en economía, ni en justicia social, si su gente no los quiere", afirmó.

CATALUÑA