Actualidad

Nueva York llora a sus muertos

Dos años después de la tragedia, la ciudad de los rascacielos recordó ayer a las 3.000 víctimas de los atentados, cuyos nombres fueron leídos por sus familias, entre ellos 200 niños que quedaron huérfanos.
AGENCIAS, Nueva York
12/sep/03 14:13 PM
Edición impresa

Estados Unidos conmemoró ayer con recogimiento el segundo aniversario de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 y honró la memoria de los más de 3.000 fallecidos en diversas ceremonias celebradas por todo el país.

Al contrario que el año pasado, cuando el presidente George W. Bush viajó a los lugares atacados en Nueva York, Washington y una zona rural de Pensilvania, el protagonismo fue para los familiares, que leyeron, uno a uno, los nombres de las 3.016 personas muertas.

Entre quienes desfilaron recordando a sus seres queridos se encontraban los 200 niños que perdieron en los atentados a uno de sus progenitores.

A uno de ellos, Christina Marie Aceto, le tocó leer los nombres listados bajo la letra A, que eran más de un centenar. La niña de 12 años lo hizo con voz serena, pero al llegar a uno se detuvo. "Te quiero, papi. Te hecho mucho de menos", dijo temblorosa. "Richard Anthony Aceto", concluyó. Su madre la observaba desde lejos, conteniendo las lágrimas bajo unas gafas oscuras, con un gesto de dolor.

No estuvo finalmente el vicepresidente, Dick Cheney, a quien el alcalde de la ciudad de los rascacielos, Michael Bloomberg, pidió que no asistiera para evitar que un excesivo despliegue de seguridad restara protagonismo y libertad a los familiares y los amigos de las víctimas.

Cheney se quedó en Washington y acudió junto a Bush y sus respectivas esposas a un acto religioso a primera hora de la mañana en una iglesia episcopal que hay frente a la Casa Blanca.

La ausencia de ambos fue para que, en esta ocasión, el protagonismo recayera únicamente en los familiares de las víctimas, la mayoría de los cuales ha presentado en los últimos días demandas.

La Corte Federal de Manhattan ha recibido en los últimos días decenas de ellas presentadas por los damnificados de los atentados del 11 de septiembre de 2001, quienes sólo contaban con un plazo de dos años, que expiraba ayer, para iniciar acciones legales por estos hechos.

Las demandas, según publicaron ayer varios medios, han sido presentadas por medio centenar de familias contra líneas aéreas, fabricantes de aviones, firmas de bolsa y propietarios de los edificios relacionados con los ataques.