Islas
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
España pierde en Zagreb y queda en manos de Inglaterra y Croacia leer

11-S: las tragedias gemelas

El gran incendio de 1984 en La Gomera también se produjo un 11 de septiembre. Ayer, cuando el mundo entero miraba hacia Nueva York, los gomeros recordaban su particular drama. Cirilo Rodríguez, uno de los supervivientes, reivindica que la memoria colectiva no se limite a la ciudad de los rascacielos.
EFE, La Gomera
12/sep/03 19:53 PM
Edición impresa

Al igual que Nueva York, la isla de La Gomera también cuenta con su particular 11 de septiembre. Fue ese día, 19 años atrás, cuando se declaró el más pavoroso incendio forestal sufrido por la Isla, que se cobró la vida de más de una veintena de personas y mantuvo en vilo a los gomeros y al resto de los canarios. Cuando, hace dos años, el mundo se sobrecogía observando cómo dos enormes aviones se estrellaban contra las Torres Gemelas, los habitantes de una Isla, La Gomera, confirmaban lo fatídico de aquella fecha.

Familiares de las víctimas mortales del incendio forestal que en 1984 afectó la zona de los Roques homenajearon estos días a las veinte personas fallecidas, en el decimonoveno aniversario del suceso.

En el acto se colocaron coronas de flores en el cementerio y en el monumento erigido en su memoria, ubicado en uno de los márgenes de la carretera TF-713, frente al Roque de Agando, en el Parque Nacional de Garajonay, donde se recogen los nombres de todas las personas que perecieron.

En el dramático incendio, iniciado a las 13:20 horas del 11 de septiembre de hace 19 años, murieron 14 gomeros que participaban en las labores de extinción, así como el gobernador civil de la provincia tinerfeña, Francisco Afonso Carrillo, su secretario, su conductor y tres turistas tinerfeños que se encontraban acampados en la zona del Cedro.

Asímismo, como cada año, se celebra una misa en conmemoración de estas personas que dejaron sus vidas en la defensa del patrimonio natural gomero.

Cirilo Rodríguez, conductor del delegado del Gobierno en esas fechas y uno de los supervivientes del incendio, afirma que aquel suceso fueron "los hechos más tristes que se han vivido en La Gomera".

Relató que ese día "yo iba delante del coche del gobernador cuando, de repente, una nube de humo y fuego me envolvió y ya no lo vi más" y añadió que "el once de septiembre debe ser recordado un poco más, no sólo por el desastre de las Torres Gemelas sino también por el incendio de La Gomera, pues fueron veinte vidas, la mayoría personas jóvenes y creo que se les debería recordar por lo menos una vez al año".

En un instante

Francisco García, conductor del Cabildo insular en aquella época, también relata que "el fuego comenzó en el barranco de La Laja, el viento estaba totalmente en calma y en un segundo se produjo un cambio fuerte en dirección suroeste que impulsó el fuego hacia la carretera".

Unas voraces llamas se convirtieron aquel día en el particular Bin Laden de los gomeros, un incidente que transformó para siempre a la Isla y a sus habitantes. El incendio determinaría la suspensión definitiva de la fiesta de El Cedro por el peligro que podía suponer la gran concentración de personas en el bosque.

La cita era en la ermita de Nuestra Señora de Lourdes, en medio del Parque Nacional de Garajonay, el último domingo de agosto. Pocos días después de aquella última reunión popular se producía la gran tragedia.