Vivir

PP y PSOE alcanzan un acuerdo sobre la reforma de la Ley de Extranjería

A juicio de Caldera, la modificación legislativa "acabará con la marea de inmigración irregular que asola España". Las enmiendas socialistas "enriquecen el texto sin modificar el espíritu", señaló la popular Ángeles Muñoz y recalcó que la reforma pretende luchar contra las mafias y simplificar los permisos.
EFE/EL DÍA, Madrid/Tenerife
12/sep/03 19:54 PM
Edición impresa

El PP y el PSOE alcanzaron ayer un acuerdo sobre la reforma de la Ley de Extranjería presentada al Parlamento por el Gobierno, al que también se va a sumar Coalición Canaria, al aceptar el grupo mayoritario gran parte de las enmiendas que había planteado el grupo parlamentario socialista.

El consenso fue anunciado en el Congreso de los Diputados por el portavoz del PSOE en la Cámara Baja, Jesús Caldera y por la secretaria de Asuntos Sociales del PP, Ángeles Muñoz, quienes coincidieron en subrayar la trascendencia del acuerdo, que permitirá que la nueva Ley de Extranjería entre en vigor en enero.

A juicio de Caldera, la modificación legislativa pactada hará "más eficaz" esta norma y acabará con la "marea de inmigración ilegal que asola España", explicó en una rueda de prensa en la cual compareció acompañado de la secretaria de Políticas Sociales y Migratorias del PSOE, Consuelo Rumí.

Por parte del PP, Ángeles Muñoz destacó en otra conferencia de prensa que las enmiendas del PSOE "enriquecen" el texto, sin modificar el "espíritu" de la reforma, que pretende luchar mejor contra las mafias delictivas, favorecer los flujos migratorios legales y simplificar la tramitación de los permisos.

Aportaciones

De las 24 enmiendas que había formulado el PSOE, el PP aceptó 20, y las otras cuatro parcialmente, a través de enmiendas transaccionales; con la aportación de otras enmiendas de Coalición Canaria, la ponencia llevará un único texto a la Comisión Constitucional.

Consuelo Rumí destacó que en virtud de las enmiendas del PSOE se van a implantar unos nuevos modelos de visado temporal de tres meses para que los inmigrantes puedan buscar trabajo en España durante ese período en condiciones de regularidad, y continuar legalmente en el país si consiguen un empleo. Podrán obtener este visado para búsqueda de empleo los hijos y nietos de españoles y también los extranjeros demandantes de empleo para ciertos sectores laborales.

El PP también ha aceptado otra modificación planteada por los socialistas para penalizar con mayor rigor la contratación de inmigrantes irregulares.

Dentro de la filosofía del proyecto, que busca equiparar el visado con el permiso de trabajo para simplificar trámites, el PSOE ha conseguido introducir otra enmienda que apuesta por "adecuar" la Administración del Estado en el Exterior.

Además, se establece una composición tripartita y equitativa del Consejo Superior de Política Migratoria por representantes de las autonomías, ayuntamientos y el Estado, con competencia para evaluar la integración de inmigrantes y las necesidades del mercado.

Respecto al reagrupamiento familiar, se permitirá que obtengan permiso individual las mujeres maltratadas y se admitirá la residencia de aquellos ascendientes de inmigrantes legales que tengan hijos menores o incapacitados.

El Gobierno financiará programas de retorno, y también permitirá que la Policía pueda obtener datos, con las debidas garantías, sobre los extranjeros que viven en España, de la misma manera que ocurre con los españoles.