Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
Ocho aeronaves trabajan en un incendio en Sierra de la Culebra (Zamora) leer

La sala sinfónica del Auditorio se da a conocer como un espacio de vanguardia

El director de la OST, Víctor Pablo Pérez, define como "claro, transparente y luminoso" el principal recinto del complejo arquitectónico diseñado por Santiago Calatrava, una mezcla de estructura moderna y teatro griego cuyos paneles regulables permiten variar la acústica en función de las necesidades artísticas.
EL DÍA, S/C de Tenerife
13/sep/03 20:23 PM
Edición impresa

Todavía con la presencia de numerosos operarios que bombean sangre a sus arterias, el corazón del Auditorio de Tenerife ya late. Es la sala principal o sala sinfónica del edificio diseñado por Santiago Calatrava el lugar donde habrán de celebrarse desde ahora los mayores acontecimientos musicales de la Isla y el primer referente para el turismo cultural que visite Tenerife.

Todo eran ayer parabienes y elogios en la presentación de esta gran sala con capacidad para 1.600 personas y una acústica que finalmente recibió el visto bueno del director titular de la Orquesta Sinfónica de Tenerife, Víctor Pablo Pérez. Junto a él se encontraban el presidente del Cabildo, Ricardo Melchior; el consejero insular de Cultura, Miguel Delgado; y los representantes de la empresa pública Auditorio de Tenerife S. A. Juan Carlos Ramallo, José Luis Rivero y Enrique Rojas.

La importancia que la nueva infraestructura tendrá para la proyección internacional de Tenerife fue una de las notas comunes a las intervenciones de los distintos responsables, que, además, resaltaron la belleza arquitectónica de la obra y sus múltiples prestaciones.

Incógnita desvelada

Víctor Pablo Pérez se felicitó por la respuesta positiva a lo que hasta ahora era "la gran incógnita" del recinto: su acústica.

El titular de la OST dio cuenta de los distintos tipos de ensayo que se han realizado a lo largo de los últimos días. Pruebas con mayor y menor reverberación (a través de paneles orientables que permiten variar la acústica en función de la obra interpretada), con cantantes (la tinerfeña Raquel Lojendio, la primera voz lírica que se ha escuchado en la gran sala) o con público, como en la noche de ayer. Estos exámenes se han hecho extensivos a la sala de cámara y a otros espacios adyacentes, donde pueden ensayar coros, ballets o grupos y secciones orquestales de la propia Sinfónica.

Tras alabar la calidad arquitectónica del edificio, "una obra maestra en la que la modernidad de la construcción se une a la radición de los teatros griegos", Víctor Pablo definió su sala principal como espacio "transparente, cálido y luminoso". La unión de estos tres conceptos "nos da una sala privelegiada a escala europea", señaló.

"Pero es que, además, el sonido es bello -matizó-; ésto se ha conseguido porque todas las frecuencia sonoras están muy equilibradas gracias a la labor desarrollada por los dos equipos que han trabajado en la acústica del recinto".

"Tanto si se trata de un solista como de una orquesta con coro, el público va a poder escuchar los sonidos al 100 por cien", expuso el director. A propósito, Pérez recordó que, días atrás, había recibido en el propio Auditorio la visita de Benito Cabrera a quien invitó a tocar su timple. "El instrumento se escuchaba casi mejor desde la sala que en el escenario, incluso si el intérprete se volvía de espaldas", comentó.

Por otro lado, el titular de la OST "hizo hincapié en la acústica variable" del recinto.

"No es lo mismo disponer los paneles para un concierto de jazz que para un recital de guitarra. Por fortuna, estos paneles permiten regular el índice de reverberación, el eco, algo que también vale para los ensayos sin público, en los que se necesita una acústica más seca".

A todos estos alicientes, Víctor Pablo añadió el órgano del Auditorio, actualmente en construcción. Elaborado por los herederos de Manuel Blancafort, el instrumento, subrayó, "será una complemento nuevo y fantástico para esta magnífica sala, que sin duda va a dar que hablar en el mundo, tanto por su calidad sonora como por su valor arquitectónico".