La Palma
ANÁLISIS DEL PADRÓN MUNICIPAL (4) BREÑA BAJA

BREÑA BAJA, un área residencial en crecimiento

Este municipio representa uno de los polos de atracción de la Isla. La calidad ambiental de su litoral, con Los Cancajos como principal centro turístico, y la escasez de suelo urbanizable en las localidades cercanas ha propiciado una corriente de poblamiento que triplicó la media insular entre 1996 y 2001.
S. LOJENDIO, S/C de Tenerife
14/sep/03 19:57 PM
Edición impresa

En tiempos prehispánicos, Breña Baja compartía territorio con Santa Cruz de la Palma y Breña Alta formando, según dicen las crónicas de Abreu Galindo, el señorío de Tedote (que en lengua benahorita significa monte), y hasta 1634 estuvo vinculado a su vecino de Breña Alta, constituyendo ambos términos una gran dehesa comunal donde se alimentaban los numerosos rebaños de ganado.

En tiempos de la conquista, el territorio estaba gobernado por los hermanos Tinisagua, Ventacayce y Aguacencio, que como bandos de paces no ofrecieron resistencia al Adelantado Fernández de Lugo.

Tras la conquista se avecindaron en el lugar flamencos, castellanos y portugueses, siendo La Breña una de las zonas preferidas por los colonos lusos, que dejaron su huella en la toponimia del lugar y en la relación de apellidos, como es el caso de los Duarte, Capote y Morera, a los que se unieron los Yanes, González, Díaz, Afonso, Castañeda, etc.

Un año después de la segregación, en 1635, se constituyó junto a la ermita de San José el pósito de granos, que después de la creación del municipio, en virtud de la Constitución de 1812, fue transformado en Casa Consistorial.

Por aquel entonces, el poblamiento de Breña Baja era disperso y se diseminaba en caseríos. El casco de San José nunca llegó a constituirse en centro urbano, a pesar de que agrupaba edificios públicos y religiosos.

Desde el siglo XVI, Breña Baja se convirtió en la mejor zona vinícola de la Isla. La propiedad de la tierra quedó en manos de grandes hacendados, importantes exportadores de vinos (flamencos y burgaleses), que adquirieron suelo en las mejores zonas. A partir del siglo XVII, la nobleza palmera se consolidó como un cuerpo cerrado, valiéndose para ello de los contratos matrimoniales de carácter endogámico, como de la institución del mayorazgo, favoreciendo la primogenitura familiar.

El vecindario de Breña Baja, en su gran mayoría rural, no era propietario de la tierra que trabajaba y las condiciones de arrendamiento eran muy duras, por lo que a menudo se agravaba la escasez de recursos de este campesinado con la aparición de cualquier ciclo crítico de los cultivos.

A lo largo de generaciones, los paisanos del municipio han vivido de una agricultura de autoconsumo, viñas y tabaco fundamentalmente, manteniendo este perfil hasta bien entrado el siglo XX, cuando se inicia el proceso de terciarización: el turismo.

El municipio ha conocido un gran crecimiento demográfico en los últimos cincuenta años, destacando el experimentado por Los Cancajos, el área turística donde se encuentra el Parador Nacional, hoteles y apartamentos, además de San José, la Polvacera, San Antonio y El Socorro, mientras las medianías han ido sufriendo un progresivo abandono, producto de los fenómenos de la desagrarización y la emigración.

Breña Baja, por su calidad ambiental, representa uno de los polos de atracción de la Isla, un área residencial que se vale de sus condiciones y de las limitaciones físicas de sus vecinos, como es el caso de Santa Cruz, para crecer.

Entre 1996 y 2001 se situó a la cabeza del crecimiento poblacional de la Isla, llegando incluso a triplicar la media insular con una variación del 9,9 por ciento. Este incremento se ha debido no tanto al crecimiento vegetativo, diferencia entre nacimientos y defunciones, como al progresivo empadronamiento de flujos de personas procedentes, básicamente, de otros municipios canarios, que constituían en 2001 el 55 por ciento de los vecinos, frente al 26 por ciento de los nativos del lugar y un 10 por ciento de extranjeros, con una presencia destacada de la comunidad alemana y, en general, de grupos originarios de América.

ANÁLISIS DEL PADRÓN MUNICIPAL (4) BREÑA BAJA