Tenerife

EDITORIAL: ¿Cuándo es la hora de Tenerife?Asuntos para no olvidar


vuelven a retumbar
14/sep/03 12:20 PM
Edición impresa

los tambores inversores instalados en los mimados escenarios de G. Canaria y de Las Palmas. Suenan sin descanso, y con descaro, al orquestar las inyecciones económicas para la tercera y cuarta fase de la circunvalación de Las Palmas o para completar, acabar e invertir en El Pino II y el Pino I, en el Hospital Militar y en el Hospital Mental. Y encima les quieren construir un centro específico para enfermedades oncológicas.

¿Cuándo van a acabar con este agravio comparativo? Ya es hora, desde luego, de que se le pierda el miedo a G. Canaria y a su máximo jefe y se invierta en Tenerife, Isla aquejada de graves dolencias sanitarias: listas de espera interminables, colas insoportables para pedir recetas en los centros de salud, hospitales prometidos y no construidos en el Norte y en el Sur, infraestructuras sanitarias sin culminar que son lentas y mucho menos copiosas que las de la tercera isla... La relación podría ser interminable, pero no vamos a aburrir a los lectores. Lo que sí queda claro una vez más es el tremendo agravio con Tenerife y la desatención y la injusticia con las otras tres Islas de nuestra provincia.

Mal vemos a los de la coalición nacionalista si no se acuerdan de Tenerife y permiten que el flujo monetario se deslice sin razón justificada a los predominios gcanarios, que son verdaderos chorros que saltan a la vista.

Hasta el propio Ricardo Melchior, titular del Cabildo de Tenerife, se ha visto en la obligación de solicitar a don Adán Martín, presidente canario, que cumpla los compromisos presupuestarios y de planificación para desarrollar los planes sectoriales que impulsen los hospitales del Norte y del Sur de Tenerife. ¿Hay que andar siempre mendigando? No puede ser. Los habitantes de las dos populosas zonas tinerfeñas merecen esos servicios de inmediato.

¿y las restantes necesidades de Tenerife? Financiación para el tranvía, la construcción de la segunda pista del Aeropuerto Reina Sofía, el Puerto de Granadilla, el cierre del anillo insular, la agricultura, la ganadería, el comercio, la inseguridad... Son demasiados los problemas por resolver.

¿Hace falta, entonces, señores Martín y Soria, reforzar el eje económico Tenerife-G. Canaria, como ustedes propugnan, o bastaría simplemente con dar a cada uno lo suyo para lograr un equilibrio regional? Justicia, en una sola palabra: Justicia.

para muestra, un bo-tón. ¿Saben cuál fue la isla con mayor descenso en las inversiones del Gobierno Canario durante el año 2002? La Palma.

Y OTRO. El presidente del Ca-bildo de G. Canaria, José Manuel Soria, ha afirmado que "se ha invertido mucho, pero se tiene que invertir mucho más" en su isla redonda, y anunció que pedirá al Estado y al Gobierno Autónomo que financien las grandes obras que se acometerán en los próximos años.

En cuanto a las inversiones del Estado en Canarias, apuntó al "gran aeropuerto de Gran Canaria" ?palabras textuales? como una de las obras que, con un presupuesto de unos 600 millones de euros, deberán ser sufragadas por el Ministerio de Fomento. Sobran las palabras.

*** *** ***

EL GOBIERNO de Canarias aprobó hace pocos días una serie de medidas económicas, de gestión y de gastos de personal para realizar un seguimiento del funcionamiento de las empresas públicas con el fin de mejorar su eficacia y evitar los endeudamientos. ¿Cuántas veces lo han intentado? La población precisa una información transparente para entender este desaguisado. ¿Cuántos millones de euros nos cuestan estos entes cada año? Debería alguien ofrecer una explicación para que la ciudadanía deje de pensar, como piensa, que existe un verdadero derroche en este ámbito. Reordenen el sector público empresarial de una vez y administren bien los dineros de los contribuyentes, que no es, recordamos, de los políticos, ni del Gobierno, sino de tantas y tantas familias que pasan necesidades en sus casas.

Asuntos para no olvidar

* ¿Por qué no vienen sus Majestades los Reyes a la inauguración del Auditorio de Tenerife, la nueva Perla del Atlántico? El Príncipe representará a la Jefatura del Estado y se agradece, pero los tinerfeños quieren ver a Don Juan Carlos y Doña Sofía de nuevo por estas tierras. ¿Será posible?

* Lo hemos dicho mil veces y lo repetiremos en cuantas ocasiones sea necesario. Ha pasado un tiempo ya desde que nos quitaron los Consulados de Alemania y Suecia y no se atisba intención de solventar el problema. Es necesario porque Tenerife y La Palma acogen a casi el cien por cien de los ciudadanos de estos dos países.