Internacional

El gobierno de Israel considera la "opción" de asesinar a Arafat

El viceprimer ministro de Sharon afirma abiertamente que se trata de una posibilidad válida para librarse del terrorismo palestino. Estados Unidos reacciona de inmediato: Powell se opone al asesinato y a la deportación.
COLPISA, Jerusalén
15/sep/03 19:58 PM
Edición impresa

El viceprimer ministro israelí, Ehud Olmert, manifestó ayer que su país está considerando el asesinato de Yaser Arafat, como una "opción" válida para librarse del presidente palestino. "Matarlo es definitivamente una de las opciones", dijo Olmert a la radio estatal. "Estamos intentando eliminar a todas las cabezas del terrorismo y Arafat es una de las cabezas del terrorismo", añadió.

Esta no es la primera vez que un ministro israelí sugiere la posibilidad de matar a Arafat, aunque sí que es la primera vez que lo dice el viceprimer ministro. La idea ya la suscitó hace algunos días el titular de Defensa, Shaul Mofaz, y según algunas fuentes el tema fue debatido durante la última reunión del gabinete de seguridad el jueves pasado, en la que se decidió deportar a Arafat "en principio". "A mis ojos, desde un punto de vista moral, (matar a Arafat) no es diferente de matar a otros que están involucrados en actos de terrorismo, dijo Olmert.

Sus palabras levantaron una serie de reacciones, incluida la del secretario de Estado Colin Powell. "Estados Unidos no apoya ni la eliminación ni la expulsión del señor Arafat y los israelíes conocen muy bien nuestra posición", dijo. "Las consecuencias no serían buenas. Creo que se puede anticipar que causaría furor en todo el mundo árabe, en el mundo musulmán y en muchas otras partes del mundo", agregó Powell. "La cuestión es cómo sale de escena el señor Arafat. Pero si lo hace como resultado de una acción israelí, eso no ayudaría al proceso de la Hoja de Ruta", concluyó.

El negociador palestino Saeb Erekat también criticó las amenazas de Olmert. "Esa es la manera de pensar y de actuar de la mafia y no la de un gobierno", manifestó. Según Erekat, Israel quiere matar o deportar a Arafat para sembrar "el caos y la anarquía" entre los palestinos y para que las milicias radicales maten a los moderados.

Los palestinos temen que si se produce algún atentado los israelíes deporten a Arafat inmediatamente. La opinión de Estados Unidos es importante en esta cuestión pero no es definitiva. Israel ha hecho en el pasado muchas cosas que no contaban con la aprobación de Washington.

Fuentes israelíes indicaron que el jefe de los servicios secretos para el interior y los territorios ocupados, Avi Dichter, es partidario de matar a Arafat, de 74 años, y no de expulsarlo. Dichter considera que si se le mata habrá disturbios en Cisjordania y Gaza, pero sólo durarán "algunas semanas", mientras que si se le exilia seguirá al frente de la causa palestina.

La campaña contra Arafat la inició Ariel Sharon nada más vencer en las elecciones de 2001. En seguida Estados Unidos se sumó a las ideas de Sharon y declaró que Arafat era un "terrorista". Desde entonces los norteamericanos no han vuelto a entrevistarse con el presidente palestino. La Unión Europea ha mantenido una posición distinta y ha seguido hablando con Arafat cuando lo ha considerado oportuno.

La campaña israelí ha seguido adelante y en las últimos días ha culminado con la decisión de deportarlo "en principio".