Dinero y Trabajo

Los asesores fiscales desaconsejan eliminar el impuesto de sucesiones


EFE, Santander
18/sep/03 15:59 PM
Edición impresa

EFE, Santander

La Asociación Española de Asesores Fiscales advirtió ayer de que el Impuesto de Sucesiones "presenta graves problemas de inconstitucionalidad" y abogó por reformarlo, en lugar de suprimirlo, para que queden exentas de este tributo las transmisiones entre padres e hijos y entre cónyuges.

El presidente de la Asociación, Antonio Durán-Sindreu, se mostró de acuerdo con la propuesta del Defensor del Pueblo de que sea el Estado, y no las comunidades, el que reforme este impuesto y anunció que en unos 45 días presentarán una propuesta concreta de modificación, que esperan que sea asumida por el partido que gane las próximas elecciones generales. Hay que recordar que el PP acaba de poner en marcha un plan para eliminarlo.

La Asociación de Asesores Fiscales sostiene que la actual regulación del impuesto de sucesiones y donaciones tiene graves deficiencias técnicas que lo hacen "pecar de inconstitucional", y que este tributo genera desigualdades territoriales y dispersión normativa, al haber iniciado algunas comunidades su reforma o supresión. Durán-Sindreu, quien dirige en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander un curso sobre los aspectos fiscales del derecho sucesorio, aseguró en conferencia de prensa que los gobiernos autonómicos no tienen capacidad normativa para suprimir este impuesto, porque es estatal, y avisó de que cualquier medida que conlleve su desaparición en la práctica supone "usurpar" una competencia del Estado. Reiteró que suprimir este impuesto generaría "una España de desigualdades".

El catedrático de Derecho Tributario de la Universidad de Santiago de Compostela, Cesar García Novoa, autor de un informe sobre el Impuesto de Sucesiones, explicó que este tributo vulnera presuntamente algunos principios constitucionales en materia de tributación, como el de justicia tributaria y capacidad contributiva.

Explicó que en determinadas transmisiones, sobre todo en las que se producen de padres a hijos o entre cónyuges, no se produce un aumento de la capacidad económica del beneficiario, por tratarse de bienes que forman parte del patrimonio familiar.

Impugnaciones

Indicó, además, que este impuesto no tiene una función redistributiva, afirmó que su regulación está plagada de "ficciones y presunciones" y dijo que, en muchísimos casos, provoca un efecto confiscatorio, dado que lo heredado no alcanza para cubrir el importe del tributo. La Asociación considera que este impuesto grava patrimonios medios y bajos, de los "no ricos", con lo que se produce una contradicción con su naturaleza histórica, dado que las grandes fortunas disponen de mecanismos para eludir el pago. Durán-Sindreu avisó de que, si se suprime este impuesto, las comunidadestendrán que buscar algún elemento compensatorio, a través de una negociación con el Estado o subiendo otros tributos.

En conferencia de prensa, el presidente volvió a alentar a los contribuyentes afectados por este tributo a impugnar la autoliquidación ya presentada o provisional.

Explicó que ya se han impugnado algunas autoliquidaciones, que están en la vía económica administrativa y que, cuando lleguen al contencioso, se planteará una cuestión previa de inconstitucionalidad.