Dinero y Trabajo

El Gobierno sube la dotación del Plan de Empleo, que rondará los 30.000 millones


AGENCIAS, Madrid
20/sep/03 15:59 PM
Edición impresa

El Consejo de Ministros dio ayer luz verde al "Plan de Acción para el Empleo del Reino de España 2003" (PNAE), que movilizará 29.142,4 millones de euros, un 9,5% más que el correspondiente al ejercicio anterior.

El documento enmarca toda la política laboral de país, es decir, la desarrollada por el Gobierno central, por las comunidades autónomas y por los ayuntamientos. En consecuencia, abarca un amplio abanico que va desde los incentivos al empleo, la formación profesional, el coste de la prolongación en el puesto de trabajo más allá de los 65 años, hasta la renovación del listado de enfermedades profesionales o la desaparición de los desequilibrios territoriales tras abordar decenas de diversos capítulos. Además, las medidas recogidas afectarán a 1.510.000 desempleados vía 2.115.000 acciones de inserción.

La presentación del Plan corrió a cargo del ministro Portavoz y de Trabajo y Asuntos Sociales, Eduardo Zaplana, quien abogó de nuevo por la moderación salarial para que la política laboral prosiga con sus buenos resultados y lamentó que "en los últimos tiempos hayamos conocido algún convenio que se ha excedido", pese a reconocer que "a veces las circunstancias" han llevado a los agentes sociales a suscribirlos.

Respecto a las recomendaciones que España recibe habitualmente de organismos internacionales por su elevada temporalidad, Zaplana explicó que estas advertencias siempre van acompañadas de importantes reconocimientos por las mejoras laborales alcanzadas e instó a hacer "juicios exactos" porque "estamos en el buen camino".

Los planes nacionales son un mandato europeo a partir de la cumbre extraordinaria de Luxemburgo (noviembre 1997). Tienen periodicidad anual aunque su proyección abarca cinco ejercicios.

El correspondiente a 2003 inaugura una nueva etapa de la estrategia de la Unión en la que "se simplifican y reducen las directrices para alcanzar mayor estabilidad" a petición de los estados miembros, según el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, departamento que asegura que "la participación de las comunidades y de los agentes sociales ha sido fundamental" en la elaboración de este documento.

El nuevo método estará vigente hasta 2010, con una evaluación intermedia al terminar el periodo 2003/2006.

Una vez presentados los documentos en Bruselas, la Unión Europea (UE) los analiza. Su incumplimiento sólo conlleva "sanciones morales", pero las premisas son tan imprecisas que es muy difícil no responder adecuadamente a las directrices europeas. El objetivo de estos proyectos es mejorar las políticas laborales internas con un mínimo de coordinación europea.

Críticas sindicales

El plan se financia vía presupuestos y fondos europeos y su elaboración definitiva corre a cargo de una Comisión Interministerial.

Los 29.142,4 millones de euros, del año 2003, se repartirán en 10.352,3 millones destinados a "incentivos para que trabajar sea rentable", incluidas bonificaciones y beneficios fiscales; 6.241,6 para mantener el capital humano necesario y su formación; 5.427,8 para la creación de colocaciones y empresas (en este capítulo figuran los créditos a las pequeñas y medianas compañías); y 3.169,3 para actuaciones con parados.

Por su parte, CCOO y UGT afirmaron ayer que el Plan Nacional de Acción para el Empleo aprobado por el Consejo de Ministros "no responde a los problemas y déficit" del mercado laboral español "ni conseguirá el pleno empleo". Los sindicatos consideran "prioritario" que se potencie la igualdad y la incorporación plena de la mujer al trabajo para que España pueda converger con la media europea.