Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Renault nombra una dirección provisional y mantiene a Ghosn como presidente leer

¿Se arriesga o no?

El debate existe. Aun después de un inicio rico en alegrías, el calificativo que más se repite alrededor del equipo es el de defensivo. Amaral justifica su idea y, mientras, puebla su once con hombres ofensivos.
ERICK CANINO, S/C de Tenerife
20/sep/03 12:01 PM
Edición impresa

Al Tenerife se le acusa de defensivo, de bloque conservador en la elaboración de su concepto de juego. Esta sombra que siempre resta en los ánimos de los aficionados ha florecido en este nuevo inicio liguero, incluso estando en disposición de saborear el mejor arranque de los últimos tiempos.

En las tres primeras jornadas, el cuadro blanquiazul ha medido sus fuerzas con dos equipos llegados de la Primera División (Alavés y Recreativo de Huelva) y con un recién ascendido (Algeciras) que decidió en el transcurso del verano que lo mejor para no sufrir el proceso de aclimatación a la categoría era revestirse con futbolistas de experiencia. Con todo, los isleños reflejan en la clasificación dos victorias y un empate, lo justo para ocupar plazas de ascenso.

Desde la frialdad de los números se contempla a un equipo ganador, pero, aún así, el Tenerife no logra librarse de ese debate que se aviva después de cada partido.

Los números dicen más. El cuadro de Amaral ha sido capaz de marcar al menos un gol en cada partido y con su total de cuatro está entre los equipos con mayor pegada del campeonato. Sólo el Cádiz y el Almería (los dos primeros clasificados) han sumado más goles que el Tenerife hasta el momento.

El propio David Amaral también da un mensaje implícito en la confección de las alineación. En el bloque blanquiazul no faltan jugadores de talante en ofensivo. En la línea de medios, donde más efectivos acumula este Tenerife, destacan los futbolistas que juegan más para sumar que para restar al contrario.

Jugadores que suman

El ejemplo claro puede ser tomado de la presumible alineación que presentará este fin de semana Amaral en el Nuevo Arcángel. Con la inclusión de Martín Posse en el centro del campo, el Tenerife acentúa aún más su gusto por el manejo del balón. También en la línea de construcción aportan en este sentido Jesús Vázquez y Antonio Hidalgo. A la izquierda, por contra, aparece el nombre de Roberto Carlos, un futbolista de recorrido en la banda pero con un génesis anclado en labores defensivas. Con Garai, el bloque isleño se asegura la presencia efectiva en la lucha de trincheras. Con el uso del jugador vasco como pivote retrasado, Amaral sí hace una apuesta por la seguridad. Y todos ellos justo detrás de dos hombres con dedicación casi exclusiva para lo ofensivo: Airam y Keko.

Mañana, al cuadro blanquiazul se le presenta una nueva oportunidad de mostrar su capacidad ante toda España. El partido será ofrecido en directo por la televisión, lo que multiplica la capacidad de análisis de los que ahora acusan y de los que defienden la corriente del pragmatismo.