Sucesos
LO ÚLTIMO:
Londres y Bruselas llegan a un acuerdo a "nivel técnico" sobre el 'brexit' leer

King reconoce haber matado también a Rocío

El detenido afirmó durante su declaración ante la Policía que cometió solo los dos crímenes, lo que exculparía a Dolores Vázquez, la única acusada por la muerte de la joven de Mijas, Rocío Wanninkhof.
EFE, Málaga
21/sep/03 10:18 AM
Edición impresa

El ciudadano británico Tony Alexander King, detenido el pasado jueves por su presunta implicación en los crímenes de las jóvenes de Coín, Sonia Carabantes, y de Mijas, Rocío Wanninkhof, ha reconocido ante la Guardia Civil la autoría de ambas muertes.

Fuentes de la investigación informaron de que el detenido ha admitido en su declaración que presuntamente cometió solo los dos crímenes, lo que exculparía a la única acusada de la muerte de Rocío Wanninkhof, Dolores Vázquez, según los investigadores, que aún manejan ""con cautela"" esta declaración.

Arrestan a otra persona

El segundo ciudadano británico detenido ayer por la mañana en Nerja (Málaga), cuyas iniciales son R.G., nacido en 1964, ha sido arrestado como ""presunto encubridor"", según las fuentes.

Hasta la fecha, Tony Alexander King se había inculpado, en su declaración ante la Policía, del crimen de la joven de Coín Sonia Carabantes, encontrada muerta el pasado 19 de agosto, pero no había admitido su relación con el de Rocío Wanninkhof, que desapareció en octubre de 1999.

King declaró ayer que el día del crimen de Sonia Carabantes, el pasado 14 de agosto, fue a Coín, pero que bebió mucho y sólo recordaba que había visto a la joven en la feria y además que había tenido un accidente con su vehículo.

Los investigadores cuentan en su haber con el ADN obtenido de las muestras que se recogieron el viernes en el domicilio del arrestado, y que coincide con el de otras halladas en los escenarios de los crímenes de Sonia Carabantes y Rocío Wanninkhof.

El perfil genético del arrestado, obtenido a partir de un calzoncillo y de una colilla que se encontraban en su casa, ""es idéntico"", según los investigadores, al que se obtuvo de los tejidos que había bajo las uñas de Sonia Carabantes, al de la sangre que tenían los restos de un faro encontrados cerca de la vivienda de esta joven, y al de la saliva de una colilla hallada donde desapareció Rocío Wanninkhof.

El Cuerpo Nacional de Policía comenzó a investigar al ciudadano británico a raíz de una denuncia por malos tratos presentada por su ex mujer y fue detenido a la salida de su domicilio, situado en un colegio de Alhaurín el Grande.