Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Ida Vitale, Premio Cervantes leer

Los familiares de enfermos de Alzheimer solicitan ayudas

Las asociaciones calculan que cuidar a un paciente de esta dolencia, que ayer vivió su día mundial, equivale a 72 horas de trabajo semanales, casi el doble de una jornada laboral, sin contar los graves trastornos físicos y psíquicos.
COLPISA, Madrid
22/sep/03 20:13 PM
Edición impresa

Cuidar a un enfermo de Alzheimer exige una dedicación de 72 horas semanales, casi el doble de lo que es una jornada laboral normal. Se trata de un coste que no aparece computado en las estadísticas sanitarias oficiales, pero que los familiares de los enfermos piden que se tenga en cuenta.

Una de cada cuatro familias españolas tiene un enfermo de Alzheimer, y casi la mitad de los afectados está sin diagnosticar. Coincidiendo con el Día Mundial de la Enfermedad de Alzheimer, que se celebró ayer, los allegados de los pacientes reivindican medidas de protección laboral, para que sus bajas sean equiparables a la de maternidad y lactancia. Exigen además que los cuidados que procuran, al ser tan absorbentes, obtengan una remuneración.

Los gastos directos que ocasionan este tipo de enfermos (hospitalización, medicinas, atención domiciliaria, etc.) son cuantiosos, pero sólo representan una pequeña parte de los costes indirectos de la dolencia. Según la Confederación Española de Familiares de Alzhei-mer y otras demencias (CEAFA), los costes sociosanitarios o directos de la afección representan el 22,6% del conjunto, mientras que los indirectos, también llamados "invisibles", suponen el 76,8%. En este capítulo se incluyen todos los cuidados propiamente dichos y otras cargas que van desde las patologías que sufre el propio cuidador hasta la pérdida de productividad laboral y de su tiempo de ocio.

Mientras los tratamientos farmacológicos acarrean un gasto anual de 1.800 euros, el diagnóstico de la enfermedad comporta un coste de 1.500 euros, cantidades que la CEAFA califica de "moderadas" en comparación con el desgaste económico que sufren las familias. Según los estudios manejados por la organización, el coste aproximado que requiere la atención de un enfermo de Alzheimer en condiciones óptimas de vida oscila entre los 1.500 y los 2.400 euros al mes.

De acuerdo con las estimaciones de los familiares, en Francia y Alemania el gasto de la enfermedad de Alzheimer es dos veces superior al que se realiza en España. Así, en esos dos países la atención a los enfermos se calcula que exige un coste de 54.000 euros al año, cifra que en España se limita a los 24.000. El esfuerzo de los familiares es, sin embargo, muy superior en España, donde se triplican las horas dedicadas a cuidar del enfermo. "Este ahorro económico se consigue a costa del esfuerzo personal de las familias, por lo que es necesario reflexionar sobre las consecuencias del cambio de modelo social y familiar que producirá en nuestro país en un futuro próximo", denuncia la confederación. Trastornos del sueño, estrés, problemas gastrointestinales, musculares y esqueléticos, aparte de cansancio y agotamiento, acompañan con frecuencia a la persona que se hace cargo de un enfermo.

A la vista de esta situación, los familiares demandan ayudas económicas, aumento de las exenciones fiscales que cubran los gastos directos y que no se reduzca el porcentaje de la pensión de viudedad. Reclaman, asimismo, la supresión del IVA por internamiento en centros de día y residencias geriátricas.