Santa Cruz de Tenerife

La psicosis superó a la realidad

Santa Cruz fue ayer una ciudad sin coche de manera testimonial. Se cerró al tráfico la zona Urban, pero sólo desde las 11 de la mañana.
EL DÍA, S/C de Tenerife
23/sep/03 20:15 PM
Edición impresa

La capital tinerfeña secundó ayer por cuarto año consecutivo la convocatoria europea del día sin coche, una celebración que tuvo un carácter meramente testimonial, si bien los datos oficiales aseguran que entraron a Santa Cruz un 9% menos de vehículos (unos 7.000) que el lunes pasado, cuando llegaron 40.603.

Dado que era la primera vez que esta efeméride coincidía con un lunes, la Concejalía de Tráfico cerró los accesos a la zona Urban a partir de las 11:00 horas de la mañana, cuando el grueso de los trabajadores que residen fuera de la capital ya habían tomado acomodo en los aledaños próximos a sus puestos laborales en la ciudad. Además, ya se había efectuado la mayor parte de las habituales tareas de carga y descarga en los comercios del centro.

El corte de la circulación se delimitó a la zona Urban, donde ?en teoría? el peatón disfruta de prioridad ante los vehículos, que tienen limitado el paso. En la mayoría de los accesos al casco antiguo se colocaron un par de vallas y un cartel anunciador con la flor azul y amarilla, logotipo de la Semana Europea de la Movilidad, insinuando el motivo de la clausura de la calle.

Sobre las 10:30 horas, la psicosis de ""la ciudad sin coche"" hizo acto de presencia y motivó falsos rumores en más de una cafetería. Aunque era cierto que los accesos a Santa Cruz por las autopistas del Sur y del Norte quedaron colapsados durante más de 30 minutos, la naturaleza de los sucesos no guardaba relación con los actos de la Semana de la Movilidad.

Se trataba de dos accidentes de tráfico en ambas autopistas. Uno de ellos, en la del Sur, a la altura de la entrada a Añaza, requirió la intervención de la Policía Local, que se limitó a devolver la normalidad a la circulación.

Dos horas después, otro colapso en el desvío de la Autopista del Sur, a la altura del MercaTenerife, alimentó de nuevo la psicosis del día sin coche. Las obras que se vienen ejecutando desde hace varias semanas para la canalización de los fluviales en el exterior del Cementerio de Santa Lastenia afectaron a la zona de la rotonda de MercaTenerife. Justo ayer, día sin coche, se cerró a la circulación uno de los dos carriles, ocasionando una cola de vehículos que llegó hasta Tabaiba por el Sur, además de otra a la altura del antiguo recinto ferial.

Salvo el cierre de Imeldo Serís en el tramo comprendido entre General Gutiérrez y la antigua sede de CajaCanarias, Santa Cruz registró una actividad similar a la de cualquier otro día de la semana, con la salvedad de cinco grupos que, ataviados de magos, hicieron acto de presencia por el casco antiguo al ritmo de isas, folías y malagueñas, o de las visitas programadas por varios colegios, como hizo ayer Fray Albino, que revivió en la plaza de España un día de la policía entre media docena de casetas, convertidas ya en patrimonio de la estampa tradicional de la fachada de la ciudad.

En zonas como La Salle, Méndez Núñez o El Pilar, la actividad fue normal, máxime cuando tampoco se activaron las pilonas electrónicas. El Ayuntamiento habilitó un circuito de guaguas gratuito en el perímetro de la zona Urban para invitar a los conductores a dejar su coche. Una de las actividades más significativas de la jornada tuvo lugar a las 13:00 horas frente a la plaza del Patriotismo, con motivo de la presentación del nuevo monumento al Chicharro: ""Cardumen"", mientras el tráfico por la calle de La Rosa discurría con normalidad en el día sin coche. Por la tarde, 150 niños jugaron y merendaron en la rambla de Añaza.