Sucesos

Cientos de personas muestran en Arona su repulsa por el asesinato de Vanessa

Tras el entierro de la joven, medio millar de vecinos recorrieron sobre las ocho y media de la noche las principales calles de Cabo Blanco para mostrar su apoyo a la familia de la chica asesinada, cuyo cadáver fue hallado el pasado domingo en el margen de una carretera con evidentes signos de violencia.
EL DÍA, S/C de Tenerife
24/sep/03 10:19 AM
Edición impresa

El pueblo de Cabo Blanco, en Arona, exigió ayer justicia y mostró su repulsa por el asesinato de la joven Ana Vanessa R.G., cuyo cadáver apareció el pasado domingo en el margen de una carretera de Arona.

La indignación y la petición de justicia se hicieron evidentes durante todo el día, primero en el funeral de esta chica de 23 años, y luego en una manifestación que partió desde la iglesia y recorrió las principales calles del núcleo poblacional hasta el domicilio familiar de la víctima. Entre las personas que pedían justicia en estos actos, se encontraba el alcalde del municipio, José Alberto González, quien anunció que convocará un pleno extraordinario para condenar este asesinato.

Ana Vanessa R.G. recibió sepultura ayer por la tarde en el cementerio de la localidad, después de que sobre las cinco de la tarde se celebrara un oficio religioso al que asistieron varios centenares de personas.

Tras las honras fúnebres, sobre las ocho y veinte de la noche, una concentración que luego se transformó en una manifestación recorrió las principales calles de Cabo Blanco hasta culminar en el domicilio familiar de la fallecida.

"Una muerte muy fea"

El padre de Vanessa, Francisco, en declaraciones a Intersur Radio, describió lo que le ocurrió a su hija: ""Fue una muerte fea, si le llega a ver la cara, eso no se le hace ni a un perro"", aseveró Francisco, que el pasado domingo fue el encargado de reconocer el cadáver de Isabel, que presentaba golpes contundentes en el cráneo. Franciso dijo que en estos momentos se siente ""como sonámbulo"" y que su mujer está destrozada. Asimismo, aseveró que ahora tiene que ser la Justicia quien encuentre al asesino o asesinos de su hija, que era a su vez madre de una niña, que justo hoy cumple tres años.

El cuerpo sin vida de Ana Vanessa R.G., de 23 años, fue hallado sobre las ocho de la mañana del domingo en el margen de la carretera TF-51 que une el núcleo de La Camella y el casco de Arona.

Según el forense, la joven murió por asfixia.