Vivir
ASTROFÍSICA

El IAC descubre 6.000 galaxias inadvertidas por el telescopio Hubble


EFE, S/C de Tenerife
25/sep/03 20:20 PM
Edición impresa

Investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) han detectado la presencia de 6.000 galaxias extremadamente débiles en la imagen más profunda del cielo obtenida por medio del telescopio espacial Hubble.

Estas 6.000 galaxias son tan débiles que sólo se han podido ver por medio de la técnica de fluctuaciones de brillo superficial, y el descubrimiento, que será publicado en la revista "Astrophysical Journal", ha sido realizado por Antonio Marín Franch y Antonio Aparicio Juan, del grupo de poblaciones estelares del IAC.

El descubrimiento se ha realizado después de analizar las imágenes obtenidas por el telescopio Hubble para estudiar en detalle los objetos muy débiles de una región cercana al polo norte galáctico, donde no hay estrellas ni galaxias próximas, es decir una zona vacía de objetos brillantes.

Las observaciones se realizaron durante diez días y los datos pasaron a disposición de la comunidad científica internacional, en lo que era un proyecto que proporcionó la visión más profunda del Universo jamás obtenida, se explica en una nota que ayer remitió el Instituto de Astrofísica de Canarias.

Estas imágenes, denominadas HDF (Hubble Deep Field) corresponden a unas 2.500 galaxias, la mayoría de las cuales están a miles de millones de años luz de la Tierra, por lo que al estar tan lejanas la luz que nos llega fue emitida en las primeras fases de sus vidas, cuando el Universo era aún bastante joven.

Análisis de la región

Antonio Aparicio indica en un comunicado que con los análisis realizados con su compañero se ha descubierto que no son 2.500 sino 8.500 las galaxias de esa región.

El hallazgo ha sido posible al utilizar la técnica de las fluctuaciones de brillo superficial, introducida hace quince años por John Tonry y Donald Schneider, investigadores del Massachusets Institute of Technology (Cambridge) y del Institute for Advanced Studies (Princeton) para medir distancias a galaxias.

Esta técnica es, según explicó Antonio Marín, "no muy diferente del filtrado de sonidos que se realiza sobre una cinta de audio, en la que se escuchan multitud de señales y ruidos de diferente origen superpuestos, con el fin de aislar uno concreto". No obstante, el científico del IAC sí comenta que la diferencia respecto a la técnica explicada "radica en que en lugar de sonidos, la señal consiste en la superposición de fotones emitidos por multitud de diferentes fuentes".

ASTROFÍSICA