Vivir
LO ÚLTIMO:
Londres y Bruselas llegan a un acuerdo a "nivel técnico" sobre el 'brexit' leer

Nueva oleada de "irregulares" a las costas canarias en las últimas horas

En una sola jornada fueron localizados 135 inmigrantes subsaharianos y marroquíes, que llegaron en cinco pateras a Lanzarote y Fuerteventura. La Guardia Civil arrestó sólo a tres de sus patrones. Ayer, el gobierno de Marruecos señaló a los países del Norte que "faciliten los flujos migratorios".
EFE/EL DÍA, S/C de Tenerife
27/sep/03 20:25 PM
Edición impresa

Un total de 135 inmigrantes africanos fueron detenidos durante el día de ayer en aguas y costas de Fuerteventura y Lanzarote, hasta donde viajaron repartidos en cinco pateras.

Como resultado de las operaciones que permitieron estas detenciones, se logró además arrestar a tres patrones de otras tantas de las barcas en que viajaron los inmigrantes, mientras que los otros dos no fueron localizados o identificados.

Las actuaciones tuvieron lugar a dos millas de la costa de Playa Quemada, en el municipio conejero de Yaiza, donde una patrullera de la Guardia Civil salió al paso de una barca con 26 hombres a bordo, 23 marroquíes y 3 de origen subsahariano, aunque no se pudo determinar cuál de ellos guiaba la expedición.

También en Playa Quemada, pero ya en tierra, se detuvo una hora antes a otros 21 inmigrantes de procedencia subsahariana, que llegaron en una patera que luego tomó camino de regreso a las costas del vecino continente.

En cambio, los patrones de dos de las restantes tres pateras, que tuvieron por destino Fuerteventura, fueron detenidos a bordo de sus respectivas embarcaciones por una patrullera de la Guardia Civil cuando trataban de volver a su punto de origen tras dejar a los inmigrantes que transportaron en las costas del municipio de Tuineje.

En su litoral, y concretamente en la zona de Las Playitas, se detuvo a un total de 88 ocupantes de esas tres pateras, una de las cuales fue hallada varada en tierra en las proximidades, pero sin que se pudiera identificar a su patrón.

Entre esos 88 inmigrantes arrestados, son mayoría los de origen subsahariano, que alcanzan la suma de 85, mientras que los 3 restantes son marroquíes.

Por otra parte, la ministra delegada para los Asuntos de los Inmigrantes de Marruecos, Nezha Chekrouni, subrayó ayer que la "visión exclusivamente de seguridad que predomina en la gestión de los flujos migratorios ha demostrado sus límites" y pidió al Norte que sitúe más a la persona "en el centro de sus preocupaciones".

Chekrouni, que impartió la conferencia de clausura del seminario "La convivencia en el espacio euromediterráneo", inaugurado ayer por la Reina Sofía, demandó a los países desarrollados que confieran más relevancia a los aspectos humanos en sus políticas migratorias, faciliten los flujos y protejan a las comunidades musulmanas. Recordó en este contexto el reciente acuerdo de asociación firmado entre su país y la UE y expresó la convicción de que el establecimiento de una "verdadera" política de codesarrollo "sigue siendo el mejor remedio a largo plazo para una mejor gestión de los flujos migratorios".